EN LA GRILLA

0
39
1621791_632887260079914_1713750874_n.jpg

*Los feltonistas de quedaron con el PAN mazatleco

*Higuera, en peligro de extinción; urge la chamba

*Siguen los dimes y diretes sobre autoliquidaciones

FRANCISCO CHIQUETE

Se veía venir. El feltonista Arturo García Canizales ganó la elección para presidente del comité directivo municipal del PAN, y lo hizo por una diferencia sustancial de casi doscientos votos, que hacen una diferencia del treinta por ciento sobre el higuerista Roberto González Gutiérrez. Alejandro Camacho Mendoza apenas logró 47 votos.

El resultado de esta elección, a pesar de su modestia y de su carácter interno, es un verdadero retrato de la política mexicana contemporánea.

Alejandro Higuera Osuna ha sido el cuadro más importante de Acción Nacional en toda su historia regional. Incluso Humberto Rice, quien en 1983 movilizó masas e hizo estallar descontentos, palidece ante los reiterados triunfos electorales de Higuera, la exitosa persistencia de tres presidencias municipales, ante la capacidad generada para generar una corriente a la que muy pocas cosas se le pudieron arrebatar, y casi siempre con las malas artes de la zancadilla proveniente de los niveles partidistas superiores.

Claro que luego vino la decadencia, motivada especialmente por la soberbia en el ejercicio del poder, pero el hecho es que un hombre que fue capaz de armar todas las victorias que logró, no pudo sostener una dirigencia municipal cuando tuvo que enfrentar al poder establecido.

Arturo García Canizales, el candidato ganador, es una buena persona, alguien que ha demostrado su interés en los asuntos de la comunidad, pero no es un demiurgo ni mucho menos un agitador o un imán carismático que pueda romper por si mismo al tramado higuerista. Su victoria por supuesto, está relacionada con la fuerza que da el poder.

Curiosamente, en la contienda la acusación más grave fue contra los higueristas, precisamente, a quienes habrían sorprendido repartiendo gasolina a militantes, de modo que no les queda ahora ni el consuelo de decir que les ganaron con uso de recursos ilegales.

Al principio de la contienda se habló de un acuerdo, de una planilla de unidad que evitara la lucha fratricida. Los feltonistas rechazaron de último momento, bajo la premisa nunca confesada de que no se podía dejar vivir políticamente a Higuera. Aunque le metieron un capital político importante porque se generaron otras incomodidades que podrían traer consecuencias.

Es el caso que ya Felton demostró que tiene el control de las riendas del gobierno y del partido. Hay además una manifiesta alianza con la dirigencia estatal del blanquiazul y otros cuadros que también pesan. Al menos hubo alegría en la presidencia de la mesa directiva del Congreso Local, donde hay interés en que Higuera no levante cabeza.

Lo grave es que en la derrota van también los diputados panistas Martín Heredia Lizárraga y Martín Pérez Torres, quienes en el último momento dieron la cara públicamente a favor de la planilla de Roberto González Gutiérrez y con ello aceptaron que aun sumando las correspondientes fuerzas no alcanzaron a equilibrar la contienda.

Lo que queda ahora es que se concrete la tan anunciada incorporación de Alejandro Higuera Osuna al gobierno de Mario López Valdez, y que llegue con fuerza a las negociaciones del 2015, aunque sus malquerientes dicen que tendría que ser por la vía plurinominal, porque una elección “por tierra” ya no es vía segura.

Hablábamos al principio de un retrato de la política. Al menos en la región, desde hace varios años, gana las elecciones quien controla el acceso al empleo. mucho antes se buscaba el poder, se buscaban los negocios jugosos. Hoy también, pero cuentan tanto como esos los empleos modestos.

El viernes nos llamaba a Radio Fórmula un angosturense que quería hacer llegar a todo el estado su inconformidad porque el nuevo alcalde no había podido contratar a las personas con que hizo compromiso, debido a que el anterior munícipe no dejó dinero en cajas para hacer las correspondientes indemnizaciones.

Atrás quedaron los tiempos en que el candidato proponía una posición ideológica que llevara a la emancipación de las clases explotadas; o la de aquellos que ofrecían construir un puente y luego traer un río para que el puente sea útil.

Los que quedan son los que ofrecen chamba, los que generan la esperanza de que habrá modo de alcanzar chamba y reírse de la crisis por los tres años que sigan, o por el resto del trienio, según la altura a la que se incorporen.

NO ES ÉTICO, CORRECTO

Y JUSTO: MALOVA

Muchos han sido los dimes y diretes en derredor de las administraciones anteriores, sobre todo de aquellas en que se utilizó el escaso recurso disponible en otorgar generosas liquidaciones para los funcionarios de primer nivel y en algunos casos para el resto del personal de confianza, aunque en realidad la mayor parte de éstos fueron dejados a la buena de Dios.

Por desgracia todas las condenas han sido en abstracto. <tan no ha pasado nada, que el exalcalde señalado con mayor precisión, el de Ahome, Zenén Xochihua Enciso, se sintió con la suficiente fortaleza como para salir a defender las liquidaciones, con la aseveración de que todo se hizo “dentro de la ley”.

La respuesta, por si usted no se enteró a tiempo, era nada menos que para el mismísimo gobernador Mario López Valdez, quien consultado sobre las liquidaciones mochitecas, dijo textualmente que el asunto de las autoliquidaciones no es ético, correcto y justo.

La condena del gobernador es, insistimos, la expresión más seria y concreta respecto del tema.

No ha habido entre los diputados, que ejercen el control sobre el gasto público, aunque hay que recordar que será hasta dentro de unos meses cuando se vean las cuentas públicas del segundo semestre y se puedan analizar en serio estos temas.

Pero más allá de este asunto, en que hay ejemplos iridiscentes como el de Escuinapa, donde le fueron a pedir millón y medio de pesos a un empresario particular para poder pagar sueldos, para luego darse un bono de marcha cuando llegó el auxilio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hay también temas muy fuertes que ya pasaron por las cuentas públicas recientemente aprobadas, aunque se anuncia que mañana martes habrá dos que queden reprobadas y que son, como se sabe, la de Angostura y la de El Fuerte.

UNA DESPEDIDA

José Emilio Pacheco es uno de los grandes personajes de las letras nacionales. A mi generación  nos pegó cuando conocimos El Principio del Placer. Después, cuando aprendimos a apreciar la poesía y cuando seguíamos al análisis poético-político-filosófico de su Inventario, donde disfrutábamos su erudición, su sencillez, su ironía feroz cuando era necesario, siempre con un elevado nivel de calidad.

Disfrutamos con él del Premio Cervantes, como antes habíamos disfrutado y en serio, su aceptación del Premio Mazatlán de Literatura, con su magnífico discurso y su posterior plática amena en el Pedro y Lola. Por supuesto, nadie aceptaría jamás que algún día sería tiempo de que se fuera, pero es obvio que lo hizo muy temprano, que todavía podía seguirnos sacudiendo incluso retroactivamente con el aforismo más feroz que la izquierda pueda haberse adjudicado a lo largo de su historia: “ya somos todo aquello contra lo que luchamos a los veinte años”.