EN LA GRILLA

0
42
FN4A4913.JPG

*Hoy, el enésimo recuento de votos del XX

*La carretera que se convirtió en un enorme pez

*Recibe Higuera su primera oferta postalcaldía

FRANCISCO CHIQUETE

Nunca la elección de un diputado local había generado tanta atención. Seguramente que no la atraería, al menos no en esos niveles, un hipotético enfrentamiento electoral entre los personajes que en sus mejores tiempos han sido Alejandro Higuera Osuna y Jorge Abel López Sánchez., cuya rivalidad siempre generó especulaciones sobre quién ganaría en un enfrentamiento directo que no se dio nunca.

Y es que el caso del XX Distrito va mucho más allá de lo que personalmente sean o puedan llegar a ser Martín Pérez Torres o Maribel Chollet Morán cuando uno de ellos llegue a la Cámara de Diputados. Los dos serían aguerridos, de uso rudo para los debates fuertes, aunque seguramente ninguno de los dos estaría en la burbuja de la Cámara, negociando por sus respectivos partidos las condiciones e n que sean manejados los temas delicados.

Aún así, su elección es llamativa en primer lugar porque en Sinaloa no se había dado el caso de un proceso que llegase hasta las instancias jurisdiccionales que éste ha llegado. Aunque en esta jornada electoral recién pasada hubno resultados muy cerrados, el del Distrito XX fue el más dramático, pues en principio sólo nueve votos habían hecho la diferencia y aún así, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidió revocar el resultado para que todo dependa de un segundo recuento en el tono de voto por voto, casilla por casilla, aunque en este segundo caso haya sido parcial, pues se limitó a veintinueve de las ciento cincuenta casillas.

En el ínter el caso pasó por las manos del Consejo Distrital Electoral, que a la hora del cómputo, después de los resultados arrojados en las casillas, contó nuevamente los votos uno incluyendo a todas las secciones electorales. Después pasó al Trib unal Estatal Electoral, que ratificó los resultados del recuento y de ahí como era lógico y hasta normal, a la sala regional del Trife, que lo devolvió al Tribunal Estatal con la orden del nuevo recuento parcial.

En el ínter el PRI llegó hasta la sala superior pidiendo una reconsideración para que se recuente toda la elección, lo que fue negado. Hoy se realiza el re-re-recuento, limitado a los treinta yu cuatro votos que a los representantes de cada partido les parecieron impugnables o rescatables, y aún así, el resultado que dé el TEE, proviniendo de una autoridad local, aunque haya sido ordenado por el tribunal federal, puede ser impugnado de nuevo ante el propio Trife.

Por supuesto, todas estas peripecias legales causan sólo una parte del interés tan acusado.

El complemento está en los efectos colaterales, que ya en otras ocasiones hemos comentado aquí.

Si gana Martín Pérez, las cosas siguen como van: con el PRI y sus coaligados ganadores en 20 distritos y con tres diputados plurinominales, lo que incluye el acceso a la Cámarta de Diputados del exdirigente priísta en Sinaloa, Jesús Burgos Pinto, pol{itico de fuertes controversias que además de haberse enfrentado abiertamente al gobernador Mario López Valdez y en principio a quienes se fueron del PRI con el hoy mandatario, forma parte del grupo político del exgobernador Jesús Aguilar Padilla, lo que provoca además comentarios en el sentido de que si llega a la Cámara, podría disputar la jefatura de la bancada tricolor, y por tanto el manejo del Congreso, a Jesús Enrique Hernández Chávez, quien lo sucedió en la dirigencia tricolor

En cambio si gana Maribel Chollet, el PAN queda con nueve diputados en lugar de los diez que en este momento tiene ya amarrados; el grupo del alcalde Alejandro Higuera Osuna se queda sin la única victoria que se le ha acreditado en esta elección (aunque hay quienes dicen que ya hay distanciamiento entre Pérez Torres e Higuera).

Además de dejar fuera a Jesús Burgos Pinto, un triunfo de Maribel significaría una cuarta diputación local para el Partido Sinaloense, cuya primera incursión no podía haber sido más exitosa, dadas las condiciones de polarización política en que se encuentra la entidad. Entre broma y serio se dice que Jesús Burgos es tan fuerte, que se necesitan dos maribeles para sustituirlo, aunque también se asevera que si bien se trata de dos personas, el peso político de ambas es de poca monta.

Finalmente una derrota de la Chollet implicaría la pérdida del único espacio que había obtenido el grupo de Jorge Abel López Sánchez, donde también se dice que opera el esquema de la ingratitud de los hijos políticos, con una candidata que ya habría renunciado en la práctica, aunque sin establecerlo formalmente, a la jerarquía del ex alcalde mazatleco.

LAS LEYENDAS DE LA

CARRETERA A DURANGO

Dicen que los cazadores y los pescadores son los ejemplares más mentirosos que hay. La captura de un pez de veinte o treinta centímetros va creciendo día tras día. Al año de estarla recordando el animal ya anda por el metro y medio. Lo mismo opera para la cacería, y por lo visto para la política.

La carretera Mazatlán-Durango ha sido siempre objeto de grandes expectativas bastante justificadas por cierto. Con ella se abre una vía segura, cómoda y rápida para llegar hasta el otro litoral del país y de ahí conectar con el sureste norteamericano, lo que implica la posibilidad de muchos y grandes negocios de orden internacional.

Pero el hecho es que cada vez que un político toca el tema, la importancia crece y crece hasta llegar a constituirse en la llave de la felicidad para nuestro puerto, para nuestro estado y para toda la región norte del país. Discurso tras discurso, las bondades y expectativas generadas por la carretera crecen y crecen, como el pez aquel de veinte o treinta centímetros.

Ayer el secretario de Desarrollo Económico del gobierno de Sinaloa, Roberto Ramsés Cruz Castro, dijo que el próximo día 17 de octubre se inaugurará el Corredor Económico del Norte.

La carretera ya quedó atrás, hoy es el corredor el que se pone en servicio. Y no fue una confusión de términos, no fue una metáfora que diera fuerza al discurso. Fue el convencimiento de que todo aquello que podría llegar a obtenerse con la carretera, se concreta de manera automática con sólo el acto inaugural de la rúa.

Para llegar a esos niveles de equiparamiento y ver que efectivamente con la carretera se inaugura el corredor económico del norte, tendría que estar ya modernizado el puerto, con la capacidad suficiente para manejar adecuadamente las grandes cantidades de carga que se espera algún día lleguen a cruzar por aquí rumbo a la costa este de los Estados Unidos; tendría que haber dos o tres centros fabriles, sobre todo de maquiladoras, en el trayecto (Durango aspira a desarrollar uno y seguramente Zacatecas también) y tendrían que estar ya apalabradas las grandes industrias coahuilenses y regiomontanas con sus homólogas de Asia, particularmente de China.

Lo que se va a abrir, por desgracia, es sólo la carretera, que no es poca cosa. Es la inversión más importante aplicada a una obra de este tipo en la historia del país, pero es uno de los elementos del corredor económico del norte.

Como señalan los empresarios locales, nos va a traer beneficios muy importantes incluso desde antes que se detonen proyectos como los del puerto de altura en Mazatlán, el puerto seco en Durango, las coinversiones de Coahuila y Nuevo León, pero será un proceso paulatino, en que para empezar los visitantes vendrán en fines de semana o en fines de semana largos, hasta que los convenzamos y habituemos a que tomen a Mazatlán como su centro vacacional más importante, y luego vendrá lo demás.

CÁLIDA OFERTA PARA

ALEJANDRO HIGUERA

El mismo secretario de Desarrollo le hizo ayer una pública oferta al alcalde Alejandro Higuera. Fue un planteamiento lleno de calidez que sin embargo se presta a dos interpretaciones. Aunque fue en un evento público, en que ambos estaban con sus respectivas representaciones oficiales, Cruz Castro externó sus sentimientos personales, sus consideraciones particulares y por lo visto también oficiales respecto de Higuera Osuna, un personaje que con todo y la etapa que le toca vivir ahora, se impone y genera siempre reacciones importantes.

Quiero decirle a Alejandro Higuera, dijo, que cuando termine su encargo yo le seguiré llamando señor presidente, porque las personas que cumplen adecuadamente y dejan una huella nunca dejan de ser presidentes. Una idea personal muy respetable y también muy gringa. Cuando el presidente de la Unión deja el encargo sigue siendo “Mr. President” de manera institucional y para todo mundo, más allá de las fórmulas de cortesía que en lo personal se dispensen.      

Lo interesante vino después, cuando Cruz Castro se puso a las órdenes de Higuera para lop que fuera, cualquiera que fuese el proyecto que vaya a emprender. Como era un acto oficial y estaban hablando en él de créditos, de apalancamiento a las empresas, sobre todo a las pequeñas y a las medianas, bien pudo haber sido que el secretario de desarrollo estuviese viendo a un futuro cliente, a un político que terminada su función, se fuese a lanzar a establecer un negocio que ya tenía su crédito y su impulso oficial garantizado.

Pero casi nadie creyó eso. Roberto Ramsés Cruz Castro fue el operador del gobierno sinaloense para los candidatos e intereses del Partido Acción Nacional, hasta llegar al punto en que tuvo el antojo de ir a comer callos al mismo lugar y a la misma hora en que la Coalición Unidos Ganas ti, anunciaba que le birlaba al PRI su candidato a alcalde de Angostura.

Con ese antecedente, bien puede uno pensar que Cruz Castro se habría puesto a la orden para lo que fuera, incluyendo coordinar, patrocinar, apalancar la campaña electoral de Alejandro Higuera a diputado federal en el proceso del domingo cinco de  julio del 2015, idea que dicen los cercanos que está acariciando el munícipe, sin desdoro de la posibilidad de aparecer de enero en adelante, como funcionario público de buen nivel, incluso en una subsecretaría.

Se antoja muy tempranera, pero la oferta de don Roberto Cruz ahí está y con muchos y variados testigos.