EN LA GRILLA

0
44
JesusEnrique.jpg

*Los que tronaron en las cuentas públicas

*Empiezan cobros disparados en el predial

*Municipios pobres pero con alcaldes viajeros

FRANCISCO CHIQUETE

Como se ha venido perfilando, serán dos municipios los que truenen en la revisión de cuentas públicas que realiza el Congreso del Estado. Ni Angostura ni El Fuerte van a pasar el cedazo, a pesar de que ha habido intentos de conseguir el perdón anticipado para los exalcaldes José Manuel Valenzuela y Eleazar Rubio, quienes no dieron pie con bola al momento de cuadrar los números de sus respectivos ejercicios administrativos.

Mal también están Guasave y El Rosario, que si bien traen dictámenes aprobatorios, presentan irregularidades serias que deberán ser atendidas y resueltas por los presuntos responsables y por quienes tienen ahora la responsabilidad de las instituciones cuyos patrimonios fueron vulnerados.

Hasta Mazatlán, uno de los campeones en orden administrativo durante el trienio anterior, se lleva un baldón terrible: será penalizado con siete millones de pesos por haber hecho descuentos en cobros de impuesto predial, Isai y sus correspondientes adicionales, sobre todo para morosos, descuentos que a juicio de la Auditoría Superior del Estado fueron realizados al margen de la normatividad.

El diputado Héctor Melesio Cuen Ojeda., cuyas intervenciones en la Tribuna y ante los medios informativos son constantes y enfocadas a lo mismo: exigir el cumplimiento de la ley, reconoce que ya se realizaron las primeras acciones, que ya la Auditoría Superior presentó las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de Justicia, pero establece que en realidad no hay credibilidad en este tipo de acciones porque hasta ahora no han dado resultados en la búsqueda de castigos para los que se quedan con dinero público, o bien no lo manejan como dice la ley que debe hacerse.

A lo largo de los años ha habido recurrentes escándalos con las cuentas públicas, pero en ninguno de los casis la sangre ha llegado al río.

El asunto más escandaloso fue el de la administración de Jorge Abel López Sánchez, a quien el Congreso le reprobó un semestre. Fue un caso curioso, pues a este exalcalde priísta lo tronó una Cámara en que el PRI tenía la mayoría. Como se cruzó el relevo en la Cámara y en el municipio, el caso quedó en manos totalmente ajenas, de uno  y del otro lado.

Olas observaciones al gobierno de Jorge Abel fueron todas de carácter administrativo, y podían ser explicadas si la autoridad requerida, en este caso el gobierno municipal de Mazatlán, entregaba las respuestas que exigía la ASE. Pero como ya el municipio era gobernado por Alejandro Higuera, a quien de ninguna manera le importaba aclarar los hechos atribuidos a Jorge Abel, simplemente p0uso oídos sordos a las peticiones.

Contra todo, López Sánchez no sólo logró solventar por fuera los cuestionamientos a su cuenta pública, sino que al final logró que el Congreso, en una nueve revisión, decidiera la aprobación del trámite, y que esto hubiese ocurrido cuando ya la Cámara estaba con un PRI sin mayoría absoluta, y además con la participación, contando con el voto de diputados de la Coalición Malovista, que había prometido meter a la cárcel a todos los que encontrara en condiciones de responsabilidad administrativa, ya sea por corrupción, ya sea por vulneración de las reglas.

Antes comentábamos el caso de Rosario, donde Aarón Flores Estrada, alcalde en el periodo 1999-2001, fue responsabilizado de quedarse con dinero oficial, o de no comprobar oficialmente su manejo adecuado, y se le emitió un dictamen resarcitorio, para que devolviese noventa mil pesos. Ni los devolvió ni lo castigaron por ello.

En el caso de Angostura, el dictamen habla de desvío de recursos. Él explica que no se quedó con el dinero, sino que lo usó para ayudar a la gente y luego, con la escasez de dinero, ya no lo pudo reponer, de modo que solicita clemencia. Aun siendo cierta la aclaración, es obvio que  Valenzuela –El Chenel- hizo todo eso a sabiendas, que le importaba un comino la normatividad por tal de mantener su personal estilo de gobernar. Si el señor juró cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan, y que no puede seguir habiendo políticos, funcionarios que piensen que podrán seguir actuando de semejante manera, sin que pase nada.

Al final nadie será castigado. Como dijo en su momento un diputado local incómodo, Manuel Cárdenas Fonseca, quien decía en su momento que las leyes de transparencia y rendición de cuentas, básicamente la Ley de Responsabilidades, estaban hechas específicamente para no castigar a nadie, en resumen, para que no pase nada.

ARRANBQUE TRADICIONAL

CON EL IMPUESTO PREDIAL

El ayuntamiento de Mazatlán empezó a cobrar ayer el impuesto predial, luego de dos intentos fallidos que motivaron sendas posposiciones. Aunque el alcalde Carlos Felton González explicó que no eran fallas de organización, sino la búsqueda de más puntos de cobro, que faciliten a los ciudadanos el acceso a la posibilidad de pago, la realidad es que algo ocurrió ahí adentro que llevó a posponer el cobro del impuesto más importante del municipio. Lo que en otros municipios empezó el segundo o tercer día laboral del año, viene a ocurrir hasta el veintidós de enero.

Dice el alcalde arlos Felton que este retraso no afecta a los causantes, pero esto tiene sus asegunes. Hay gente que tiene una reservita destinada al pago del predial, y entre más tarde esto en producirse, más cosas hay que compitan por ese dinero, Y alguien que acuciado por las necesidades le da otro destino a ese dinero, difícilmente podrá reponerlo, por más voluntad que tenga de cumplir, como tradicionalmente lo hace. Otro punto, ojo, todavía es riesgo y es previsible, es que hay un plazo perentorio para obtener descuentos por casas habitación y por pronto pago, y entre más se dilató el inicio del cobro, más se redujo el plazo para obtener esos descuentos.

Pero hay un asunto todavía más grave en este arranque del cobro.

Poco después del mediodía, un amigo me envía el siguiente mensaje telefónico: “Checa el predial. Viene al mil por ciento aumentado hay que sacar lana”.

Entre los casos que logré averiguar en las horas siguientes, encontré, sin una búsqueda exhaustiva, un caso en el Fraccionamiento Bahías, que el año pasado pagó alrededor de 800 pesos, y el recibo les llegó nada menos que por tres mil cien.

Otro: en los alrededores del Infonavit Alarcón, una casa habitación, que el año pasado pagó cuatrocientos cincuenta pesos, ahora tendría que pagar mil cien pesos. Y en ninguno de estos casos ha habido construcción de avenidas u otras obras de infraestructura que eleven el valor de la tierra en esas zonas, como tampoco ha habido en las fincas añadidos o remodelaciones que justifiquen esos disparos en los cobros del impuesto.

Aunque en este primer día hubo mucha gente que fue a recoger sus recibos, todavía hay un porcentaje importante de los causantes que no se ha enterado de cómo viene el cobro, pero si en una muestra tan pequeña salieron estos resultados, es muy posible que el impacto sea generalizado.

Hay que decir que la actual administración no tuvo mucho qué ver en las decisiones del predial, pero la realidad es que el Congreso sólo autorizó un alza del 3.9 por ciento. A menos que haya habido un deliberado “error” en los cálculos, en las corridas del cobro, hay un problema de incapacidad para manejar un concepto como éste.

HAY QUE VIAJAR, AUNQUE

LA FAMILIA PEREZCA

Por todo el estado corren expresiones de indignación por la decisión que tomaron tres alcaldes para aceptar la invitación de la Secretaría de Turismo, para ir a participar en la Feria Internacional de Turismo, que se lleva a cabo nada más y nada menos que en España.

Tanto el presidente municipal de El Fuerte, Marco Vinicio Galaviz Serrano, como Arturo Flores Guzmán, de Rosario, y Samuel Lizárraga Valverde, de Cosalá, tuvieron que recurrir al gobierno del estado para contar con recursos que les permitieran pagar la primera quincena de sus trabajadores, carecen de proyectos específicos para desarrollar a sus municipios y no tienen claro cómo van a financiarse si quieren concretar algún proyecto importante, pero lo primero era aprovechar la invitación para “brincar el charco” e ir a conocer las tapas y los tablaos, porque tenga usted por seguro que ninguno de ellos irá al Museo del Prado o al Escorial, y que si les ofrecen un tour por Alcalá de Henares lo declinarán sin saber cuál es el chiste de ir a semejante pueblo, que a su juicio jamás tendrá los méritos de sus respectivas municipalidades.

En descargo de ellos habría que decir que cuando los invitaron, les dijeron que iban diez alcaldes, ocho diputados y por supuesto, el gobernador Mario López Valdez en persona, de modo que a nadie se le ocurriría hacerle un desaire y se arrancaron.

Al final ni fue el gobernador, ni fueron los alcaldes de Mazatlán, Culiacán, Los Mochis, Guasave, Salvador Alvarado, Navolato y Choix, que estaban en la lista, como tampoco fue el diputado Fernando Pucheta Sánchez, quien explicó que era muy difícil salirle a la gente con que antes de dos meses de actividad legislativa, ya se había ido de viaje. Y eso que tenía el escudo de ser presidente de la Comisión de Turismo en la Cámara de diputados.

El agravante es que en todo Sinaloa no hay un solo vuelo ya no digamos directo, sino sincronizado a un trasbordo cómodo e inmediato con España o cualquier otro país europeo. Entonces ¿cómo van a vender nuestra oferta turística en un país como España, que si de algo sabe es precisamente de esa actividad económica?

Tanto que nos reímos de Oralia cuando fue a vendernos a Inglaterra. Por lo menos ella se fue sola, sin los alcaldes de entonces.