EN LA GRILLA

0
71
FN4A6442.JPG

*Las señales del gabinete de Carlos Felton

*No viene Malova a despedir a Higuera

*Las serias declaraciones de L. Alcántara

FRANCISCO CHIQUETE

Carlos Felton da a conocer esta mañana la lista de colaboradores que le acompañarán en el arranque de su gobierno. Muy probablemente para cuando esté usted leyendo esta entrega, tendrá en nuestra página Sinaloa enlínea la nota correspondiente, con la lista completa como el propio Felton la habrá presentado ante los medios informativos.

Así como fue reticente a dar adelantos formales del gabinete, Felton es madrugador para darlos a conocer (madrugador en términos normales, no del periodo que termina).

Formalmente hasta ahora se han conocido las designaciones de Pablo Andrés Hernández como secretario de Seguridad Pública Municipal, repitiendo en el cargo que ya ejerce gracias a la decisión de que los alcaldes cedan el mando de sus policías a elementos seleccionados desde Culiacán; y la de Hilda Inukai como directora de Promoción Económica, con miras a convertirla en secretaria de ese ramo, una vez que se hagan las reformas legales correspondientes.

Por supuesto, hay filtraciones muy firmes sobre otros posibles funcionarios. Nadie duda que la tesorería estará a cargo de Jorge Tapia, quien acompañó a Felton en el manejo de las finanzas del Congreso durante la lectura anterior, o que la Jumapam será dirigida por Rigoberto Félix Díaz y, a partir de las designaciones del equipo de transición, que Sergio Wong Ramos será director de Obras Públicas, Mónica Coppel, del Consejo Deportivo Municipal y que Rosario Torres va al área jurídica, aunque ha habido muchas resistencias a creer que le entregue la secretaría del ayuntamiento.

Se advierte una recuperación de varios elementos que por alguna razón salieron mal con el alcalde saliente Alejandro Higuera Osuna. Un guiño hacia el PRI con alguien como Mónica Coppel que en realidad trabajó para el candidato del PAN durante la campaña, y que yendo un poco más lejos, es sobreviviente para este régimen, del grupo que colaboró directamente con quien fuera candidato tricolor a la gubernatura, Jesús Vizcarra Calderón.

A propósito de antecedentes, el que más destaca por sus implicaciones políticas es el de Hilda Inukai, quien además de haber sido dirigente de Canacintra en Mazatlán, fue funcionaria de la Secretaría de Desarrollo Económico en el gobierno de Juan Sigfrido Millán Lizárraga, desairando al entonces gobernador cuando se fue a la campaña de su jefe directo, Heriberto Félix Guerra, a quien también siguió por la aventura corrida en el gobierno federal con Felipe Calderón.

Aunque la dirigencia del PAN se queja, son muchos los militantes de ese partido que permanecen en la administración malovista. Hay sin embargo, una excepción que aquí no fue considerada: el equipo de Félix Guerra no está en el ánimo del régimen y hasta hay quienes consideran que inclusiones de ese tipo son un desafío o por lo menos una falta de atención a consideraciones y consecuencias.

Esta es la gran oportunidad para convencer a los que pudiesen mantenerse escépticos ante Felton. En realidad las protestas posteriores a la elección se resolvieron rápidamente, sin llegar a generar movilizaciones postelectorales, pero Felton ha estado tratando de organizarse para borrar las sombras de enfrentamientos, empezando por su propio partido, por supuesto, pero sin olvidar los llamados frentes externos.

Un gabinete impactante sería una buena forma de llamar positivamente la atención. Veremos esta mañana cómo se redondea la nómina de funcionarios.

SIEMPRE NO HUBO

GIRA DE DESPEDIDA

Allá por octubre había quedado amarrada la gira de la despedida pedida precisamente para el último día de la administración y negociada para la víspera de esa fecha.

El gobernador Mario López Valdez ofreció venir a entregar la carretera de La Noria, y por la mañana Higuera lo había invitado a entregar las obras de lo que hoy se llama Avenida Francisco Madero Herrera, para cuya terminación presionó al contratista y al secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas.

Pero resulta que la avenida no estuvo a tiempo. El asunto se demoró porque uno de los propietarios de terrenos afectados se puso necio a vender el metro cuadrado mucho más caro de como está en los desarrollos de la Marina Mazatlán y detuvo los trabajos. Higuera negoció con otros propietarios colindantes y logró sacar la vuelta a los careros, pero no logró que la obra estuviese a tiempo, de modo que la gira terminó por desaparecer de la agenda.

El gobernador tiene para mañana una gira por los municipios de Navolato y Culiacán, dos de los municipios que él mismo designó como “los cuatro fantásticos”. Es evidente que el gobernador quiere darle una despedida por todo lo alto al alcalde saliente Aarón Rivas Loaiza.

Alejandro Higuera de todos modos hará su propia gira.

En el transcurso de la mañana se reúne con los consejos directivos de la Jumapam y del Acuario, para cerrar el ciclo de las paramunicipales (la junta de Cultura fue el viernes).

Por la tarde inaugura dos parques: el de Valle Bonito y el San Joaquín, y dos tramos de calles: una en Villas del Sol y otra en Jaripillo,

Una buena gira en un gobierno que termina con solidez financiera y se ocupa en demostrarlo, pero no es el cierre que el propio Higuera había soñado. En fin, habrá que esperar a que vengan tiempos mejores.

¿YA ESTÁN CANSADITOS?

Así pregunta la vieja canción de “La bala” a los bailadores.

Los que se declaran cansaditos son los de la burbuja del PT en Sinaloa, y no precisamente de bailar, sino de ir en alianza.

No se trata solamente de la alianza malovista que luego tuvo un mal sucedáneo en la Alianza Unidos ganas tú, sino de las alianzas en el ámbito nacional, sobre todo ahora que Andrés Manuel López Obrador tendrá su propio partido político o más aún, que muy probablemente tendrá bancadas en el Senado y la Cámara Baja, recogiendo a los legisladores que llegaron registrados por PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

El diputado Leobardo Alcántara, que llegó al Congreso gracias a una manchicuepa legal marca Aarón Rivas, reconoce, a pesar de su cansancio de las alianzas, que a su partido le fue bien este año, pues consiguieron diputación y regidurías, además de mantener el registro en el ámbito local, como lo mantuvieron en el espacio nacional.

Después de dos alianzas locales, el PRD no puede decir lo mismo: lejos de crecer, se ha estancado en dos diputaciones locales y un número limitado de regidurías, mientras otras fuerzas emergentes alcanzan mejores cifras, ya sea con alianzas, como el Panal de hace tres años, y el PAS de julio anterior.

Claro que con el PT las cosas son distintas. Pese al optimismo con que Alcántara anuncia que trabajarán intensamente para convencer a la gente y hasta afiliarla, la realidad es que no se ven en condiciones reales de sobrevivir solos, de modo que no será extraño si los llegamos a ver coaligados con cualquiera de los que ahora acusan de vendepatrias por haber aprobado la reforma energética.

Eso, si Morena no termina por absorberlos.

El caso es que las declaraciones de Alcántara fueron dichas con un tono y rostro tan serios, que cualquier despistado pudo llegar a pensar que el mismo diputado se creía a si mismo.