¡EL SISTEMA DE SALUD ESTÁ ENFERMO DE LA SALUD!

0
58

Primero fue el plan de austeridad y un presupuesto para 2019 con amplios recortes, pero no fue suficiente. Luego vino otro recorte que llegó en forma de Memorándum el pasado 3 de mayo. Se habló de quitar los excesos y los abusos de la alta burocracia. El objetivo general resulta razonable en un país con tanta pobreza. Sin embargo, el exceso de austeridad propicia un malestar en donde ya suenan alarmas. ¿El Gobierno de AMLO comienza a traspasar fronteras en donde ya no se trata de quitar privilegios y grasa, sino el músculo de las actividades que pueden impedir la buena marcha del país y generar consecuencias negativas? (El universal. Alberto Aziz Nassif. 26/05/2019)

Esta austeridad nos pone en una falsa disyuntiva ante una pregunta Denise Dresser en su columna de hoy: ¿Estaría usted dispuesto a sacrificar la vida se su madre enferma de cáncer mama para aumentar la producción de petróleo. Dicho con mayor precisión, AMLO estrangula al sistema de salud para salvar a un empresa endeudada, quebrada, y con un remedio que es peor que la enfermedad: pretende crear Dos Bocas y la reconstrucción del resto de refinerías, en vez de incrementar la búsqueda de petróleo crudo porque éste deja mayo margen de ganancias que el petróleo refinado, con el agravante de que aquella posibilidad casi casi se ha truncado, pues prácticamente se ha echado a los empresarios que tienen/tenían contratos para explorar, encontrar y explotar los yacimientos petroleros.

LA SALUD ES UNA FLOR MARCHITA.

Según la columnista Denise Dresser, el sistema de salud es un “Padecimiento heredado del gobierno peñanietista, con un IMSS en el nivel más bajo de su historia en cuanto a camas disponibles por cada 1,000 habitantes; con rezagos de infraestructura hospitalaria por falta de inversión pública (…) El dogmatismo ideológico, la corrupción extendida y recorte tras recorte dejaron un sector salud herido. La tragedia es que la 4T no restaña y no cura; prefiere desangrar y amputar (…). Desabastos previsibles de medicinas y vacunas, hospitales con carencias crecientes, institutos especializados -como Cancerología- obligados a rogar para que les restituyan lo recortado, propuestas para comprar medicinas de baja calidad en India y China con tal de sortear el desabasto, violando patentes y la normatividad de la Cofepris, oficios prefechados para tapar la incompetencia de no haber licitado a tiempo, renuncias presentadas y renuncias escondidas (El Noroeste. Denise Dresser. 27/05/2019).

El presupuesto de “Salud” del gobierno enfrenta en este año una reducción presupuestal de 2 mil 125 millones de pesos y un subejercicio de 12 mil millones de pesos. Y si a eso se añaden los nuevos recortes al IMSS como resultado del último memorándum presidencial, el panorama pinta aún peor. El sector salud se volverá crecientemente inoperante, el IMSS colapsará, y el Estado mexicano perderá la capacidad institucional para cumplir con sus responsabilidades básicas. Esto no es progresista; esto es irresponsable. Esto no es izquierdista; es inmoral. Esto no es poner primero a los pobres; es usar sanguijuelas para succionar porque no se está pensando correctamente en cómo sanar” (Id). En la Semana Nacional se Seguridad Social en San Lázaro, el doctor Héctor Juan Villarreal, señaló respecto al presupuesto de salud: “Desafortunadamente, en 2019, México aprobó un presupuesto para salud de apenas 2.5 puntos del PIB. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que cada país debe invertir, al menos, 6 puntos del PIB”.

PERO ÉSTE NO ES UN RECORTE ES UN AHORRÓ, SEGÚN AMLO.

Pero ante la falta de medicinas, médicos, enfermeras, hospitales, despidos de personal y carencia de instrumental del siglo XXI, que además ha producido enormes filas para conseguir consultas y abastecerse de medicamentos, siempre insuficientes, los derechohabientes han tenido que migrar a buscar alivio en hospitales privados. El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) argumenta: Muchos mexicanos se están yendo a la salud privada, con el coste económico que esto conlleva. lo preocupante es que ese dinero se saca del hogar y podría usarse para otras cosas, por ejemplo en educación. Asimismo, dijo que el problema que ellos ven radica en que México es ahora el segundo país de la OCDE con mayor porcentaje de gasto de bolsillo en salud y que un aumento de este gasto puede condicionar a una familia a caer en la pobreza. Y los que menos tienen van curarse con el doctor Simi. Así, o más claro.
Pero con la salud no se juega. La austeridad franciscana terminó con sus inventores. Esta actitud se pareces a un relato irónico que se cuenta en España. Un sujeto de propuso enseñar a no comer a su caballo. Progresivamente fue aumentando los días sin alimentar a su jamelgo. A los veinte días de no darle comida, el caballo amaneció muerto. El dueño del corcel ante tal deceso, comentó muy dolido y extrañado: ¡Hummm, se murió mi caballo, justo en el momento en que estaba aprendiendo a no comer. Hostiaaa!”