EL REINO UNIDO: EL BREXIT Y SUS ALREDEDORES

0
38

Las razones que llevaron al Reino Unido a tomar la decisión de romper su membresía con la Unión Europea incluyen preocupaciones sobre el nivel de migración, restaurar la «soberanía», la incomodidad que les imponían las regulaciones del tratado europeo y la añoranza que les “conduce” a reconstruir los vínculos con los países de la Commonwealth, especialmente con Canadá, Australia, Nueva Zelanda y una veintena de países de menor estatura y, por supuesto, establecer directamente un tratado comercial con EE. UU. Vale decir genéricamente que esta decisión es un batidillo de nostalgia, nacionalismo e individualismo tan característico de los ingleses, que acuño con el tiempo con la contracción llamada BREXIT.
Estas emociones e intereses crecieron en intensidad, hasta que los ingleses acordaron un un referéndum celebrado el 23 de junio de 2016 en el que el 51,9 por ciento de los votantes apoyó abandonar la Unión Europea. Para el efecto Gobierno invocó el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, iniciando un proceso de dos años que debía concluir con la salida del Reino Unido el 29 de marzo de 2019. Ese plazo fue prorrogado en primer término hasta el 12 de abril de 2019. El plazo volvió a ser prorrogado hasta el 31 de octubre de 2019. Por tercera vez, el plazo volvió a ser prorrogado hasta el 31 de enero de 2020. Pasada esa fecha, y salvo acuerdo en contrario, Reino Unido abandonará automáticamente la Unión Europea sin acuerdo. Vale decir que este traspiés fue también impulsado por Donald Trump, que ha tratado a la Unión Europea de manera apropellada.
UNA VICTORIA QUE PONDRÍA EN JAQUE AL REINO UNIDO.
Pero la esperanza de casi poco menos de la mitad de los ingleses de restablecer la unidad con la UE se fue al pozo con la aplastante victoria del conservador Boris Johnson en las elecciones británicas de este jueves, que acaparó la mayoría de los titulares sobre el tema en Reino Unido y el mundo y con ello allanó el caminó para no dar marcha atrás a los resultados del referéndum y volver a reencontrarse con el resto de los países europeos. Con la victoria de Johnson el BREXIT de convirtió en una decisión irreversible.
Pero a contrapelo el otro gran ganador de la noche -con unos resultados incluso más impresionantes que los de Johnson y su Partido Conservador- fue sin duda el Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), ya que obtuvo 48 de los 59 escaños parlamentarios en disputa, arrebatándole diputados tanto a Conservadores como Laboristas. Su campaña para llegar al parlamento estuvo centrada en la promesa de utilizar su mandato para forzar un segundo referendo sobre la independencia escocesa. La contradicción entre los ciudadanos de Escocia y el resto del Reino Unido se están moviendo en direcciones políticas diferentes. Escocia pretende continuar en la Unión Europea y seguramente Irlanda del Norte, en tanto Inglaterra ya decidió hacer lo contrario.
PERO ESTA RUPTURA PUEDE COSTARLE MUY CARO AL REINO UNIDO.

Escocia ha mandado un mensaje muy claro. Insistió la también ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, quien ya prometió que en los próximos días solicitará los poderes legales para que el parlamento escocés pueda organizar un segundo referendo independentista. Y aunque Johnson ya advirtió que lo rechazará, la imagen de un gobierno conservador inglés ignorando una elección democrática de los votantes escoceses muy probablemente terminará atizando el fuego independentista. Estos criterios encontrados ojalá tengan un buen arreglo, no es política ni moralmente correcto que se reediten las guerras que los han desgastado por casi mil años.

Es preciso decir de pasada que Escocia aporta al Reino Unido cerca de US$155.000 millones (7,7%) en bienes y servicios al Índice de Valor Agregado (GVA, por sus siglas en inglés), que es la medida utilizada por la Oficina Nacional Estadísticas para medir la producción económica del país y el valor de las exportaciones de Escocia al resto del mundo representó unos US$35.000 millones en 2015, lo que significó un 8% del total de US$436.000 millones que representaron las exportaciones de Reino Unido ese año.Y solamente para hablar de aporta Escocia a la economía.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS.

En otro artículo veremos los bemoles que dificultan a Irlanda que el Reino “Unido” esté a punto de imponer el Brexit.