El Pequeño Iker, También Quiere ser un “Crack” del Futbol

0
22
IMG_1373.jpg

*A su año y 8 meses, corre y patea a gol

*Su nombre, Iker, por el portero español

Nacido en una familia de futbolistas llaneros, Iker Macías, de apenas año y 8 meses, ya le revienta patadas al balón. Sus padres persiguen el sueño de que su hijo de grande sea un “crack” como Iker Casillas, guardameta español; pero al Iker mexicano lo quieren de delantero y goleador…ya de perdis de portero dice su madre Esmeida.

Es la pequeña historia de Iker Macías, nacido a un lado de la invasión Pino Suárez, que, junto con su caminar, ya corre tras la pelota, chuta y tira a gol; juega en esos terrenos, pegados al Estero del Infiernillo, en el patio trasero de la abuela Benigna, que entre tortilla y tortilla echas a mano, el pequeño Iker va tras la pelota, mientras su primo le sirve de portero.

No sabe de estrecheces, solo ve la pelota delante de él, corre tras ella y patea.

Esmeida, joven, fans del deporte de las patadas y seguidora del equipo América, de primera división, con su esposo, no vacilaron en ponerle a la primera hija América y al segundo, Iker en honor al portero español.

Entre bromas, Esmeida ríe cuando le preguntamos que si el tercer hijo será “Neymar”, “Memo”, por Memo Ochoa o Roben, el holandés que nos robó el partido, y ataja para decir cualquier nombre de futbolista menos Roben, por su tramposo clavado.

Iker Macías vive, con su familia en una casa de lámina, cartón y madera, mañana, de grande y si realizan los sueños, quien sabe…