El niño Adalid regala comida y dinero a un anciano por navidad

0
91

Lo encontró en la calle vendiendo paletas de bombón, comieron juntos y los dos aprendieron sobre bondad

Karen Espinosa Melgarejo llevó a su pequeño hijo Adalid a cenar, no sabía que ese mismo día escribiría para su vida una bonita historia de navidad. A veces no se necesita dinero, para hacer actos de bondad, sólo se requiere un corazón dispuesto para buenas acciones. la vida nos da lecciones de muchas maneras.

Esta es la historia contada por Karen Espinoza:

No suelo compartir cosas privadas y menos de mis hijos, pero Adalid hoy me dio una lección de vida.

Siempre he considerado que a pesar de que es muy inquieto tiene un enorme corazón pero en serio, hoy me dejo con la boca abierta y el corazón apachurradito.

Estábamos cenando cuando llego este viejito vendiendo paletas de bombón, muy cansado me imagino que de andar trabajando todo el día, Adalid desde que lo vio no lo dudo y se paró de la mesa y le regalo $40 que momentos antes había ganado jugando lotería mexicana, el señor le daba unas paletas y le contesto -quédeselas y véndalas.

Yo lo observaba inquieto y no dejaba de ver al viejito, de nuevo se para y me dice que le va a dar otros $29 pesos que traía y en eso regresa con lágrimas en los ojos y me dice – mamá podemos comprarle unos tacos y un refresco por que mira tiene mucha hambre-

Le conteste obvio que si, se dirige a él y le pregunta de qué los quiere, se los pide al mesero y estaba muy al pendiente de que se los llevaran rápido.
En eso, de repente empieza a llorar y le pregunto ¿por qué? Me dice – es que mira mamá está cenando tan a gusto.

Mientras enseño a mi hijo a veces aprendo más. Él crece con un gran corazón.

Fuente: Tus Buenas Noticias