El Emotivo Adiós a Rigolewis en el Ángela Peralta

0
36
IMG_9800-5.JPG

*Una lluvia de confeti y música de papaquis

*La Familia no contuvo el llanto

La música de los papaquis atronó en el Teatro Angela Peralta, mientras que una lluvia de confeti cayó sobre el ataúd café que guardó los restos del maestro Rigoberto Lewis. La emoción para algunos, el aplauso interminable y el llanto para la familia fue el corolario del merecido homenaje a “Rigolewis, allí en ese histórico edificio que ha visto pasar la historia y los ilustres personajes como el “Rey de Reyes del Carnaval” de Mazatlán.

Primero en el homenaje, habló el cronista de la ciudad Enrique Vega Ayala, después del maestro Juan José Rodríguez y por último Raúl Rico, director del Instituto de Cultura de Mazatlán.

Los tres hicieron de las palabras muestras oratorias para hablar de la extraordinaria vida de Rigolewis en torno a los carnavales de Mazatlán, 54 años sintetizados en breves pero hermosas palabras sobre el que ya no está con nosotros físicamente, pero que queda en la imborrable memoria del mazatleco que está en el mundo gracias a los carnavales que vistió Lewis.

Así como en la funeraria, también en el Teatro Angela Peralta estuvieron pocos en su homenaje: la familia, José Angel Pescador Osuna, el diputado Fernando Pucheta, el ex alcalde Alejandro Camacho y dos regidores del PAN, otros tantos fueron amigos y personas que conocieron al maestro Rigoberto Lewis.

El féretro estuvo colocado a la mitad del escenario, como actor principal que fue; sobre el ataúd un arreglo de flores blancas, otras más a los lados y como fondo una foto de él. Dos jóvenes, vestidos para carnaval, custodiaron el cuerpo. Al final de los las semblanzas la familia, amigos y “pueblo”, desfilaron ante él con respeto, cómo dándole el último adiós.

Pasadas las 16:30 horas, sacaron el ataúd del Angela Peralta con rumbo a la Catedral; lo subieron a una carroza fúnebre, tal vez él hubiera querido una de carnaval; atrás la banda con papaquis, reiterando en la música y la alegría que siempre mostró Rigolewis.

En Catedral una bonita, pese a todo, misa de despedida y más tarde recorrer, de nuevo las calles, hasta el descanso final en el Panteón número 3.