¡EL AVIÓN! ¡EL AVIÓN! ¡SE NOS VA EL AVIÓN!

0
124

Expresión memorable de Eugenio Derbez, en uno de sus programas cómicos. Y esta expresión viene a cuento porque el avión que no tiene ni Obama, después de no poder venderlo, será rifado a través de la Lotería Nacional, según los anuncios de López Obrador en tres de sus nutridas mañaneras. Sólo queda esta semana de espera para una persona físicas o morales lo comprar, lo rentar o lo adquieran a través de otro tipo de modalidades.

El jefe del Ejecutivo reconoció que deshacerse del avión ha resultado una tarea difícil para su gobierno por los lujos con los que cuenta. Narró que la semana pasada se puso en contacto con Justin Trudeau para ofrecerle la aeronave ante una falla que presentó el transporte del primer ministro, sin embargo, Éste rechazó la oferta por lo oneroso. No le entró porque el avión que se le averió es de menor calidad, no tiene tantos lujos como el avión presidencial, por eso como nos ha costado un poco de trabajo venderlo, deshacernos de él, ese avión se va a rifar a todo el pueblo”, afirmó.

El avión presidencial José Maria Morelos está valuado en 130 millones de dólares y está en la espera de regresar al país desde un hangar de la Boeing en California, donde fue llevado para ofrecerlo a posibles compradores con asistencia de la ONU. Después de un año y no tener opciones de compradores, Banobras, que compró el avión, determinó traer de regreso la aeronave y ponerla a disposición de la Secretaría de la Defensa Nacional.

DIMES Y DIRETES SOBRE EL AVIÓN RIFA Y SE LA RIFA.

            Diversos actores de partidos opositores han argumentado este primer impedimento que vuelve legalmente inviable la rifa del avión presidencial, ya que la Lotería Nacional sólo está facultada para sorteos cuyo premio sea dinero en efectivo, y no bienes ni objetos diversos. En contraparte el diputado Jorge Gaviño, afirmó: No sé con qué fines se esté planeando la rifa del avión. Lo que sí puedo asegurarle es que, así como está planteado, la idea es inviable”, dijo Gaviño: Por lo que hace a lo jurídico, no es necesario hacer hacer ninguna reforma normativa, ya que la Ley Orgánica de la Lotería Nacional, fue abrogada. Y existe una solución sencilla, refirió: basta con permitir un decreto presidencial instruyendo a las autoridades de la Lotería Nacional el sorteo de un bien valuado en 130 millones de dólares y la emisión de 6 millones de boletos con un precio unitario de 500 pesos

“Hágame usted el favor, como dicen una cosa dicen otra. Y vea si nó: “Una diputada federal, de cuyo nombre no puedo acordadme, afirmo que: “Sí se autorizó en la Cámara de Diputados que pudieran rifar objetos, pero la iniciativa no ha sido aprobada en el Senado, entonces no sé cómo le va a hacer la Lotería, como rifar el avión presidencial. Pero en todo caso falta la anuencia de la Cámara de Senadores. Gabriel Reyes Orona, ex procurador fiscal de la Federación, también criticó la propuesta de rifa del avión presidencial y la consideró inviable porque el ganador tendría que pagar más de 20% del valor de la aeronave en impuestos, lo que deja ver que solo los más ricos del país podrían costear la operación y no un ciudadano con un sueldo de salario mínimo en caso de ser el ganador, a menos de que se consideren condonar impuestos. Y así sucesivamente…

SE SABÍA QUE EL AVIÓN ERA Y INVENDIBLE Y CADA AÑO SE DEPRECIABA.

El gobierno mexicano sabía desde hace cuatro años que la venta del avión presidencial era inviable. El ex presidente Enrique Peña Nieto ordenó un estudio de factibilidad de reventa del avión ensamblado en 2009, ante la andanada de críticas, porque refexionó que el exCalderón le había dejado de herencia un dardo envenenado. El 23 de enero de 2020, El ex presidente Enrique Peña Nieto ordenó al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) que realizara un estudio de factibilidad de venta de la aeronave ensamblada en 2009. El estudio reveló que por las condiciones del mercado y el contexto social existía un riesgo importante de que el avión no se pudiera vender y  si hubiera vendido hubiera habido pérdida monetaria, informó el periódico El Universal el 23 de enero del 2020.

1.- Esta investigación la llevó a cabo la firma Ascend Flightglobal Consultancy y fue entregada el 15 de diciembre de 2015, de esta nave que se ensambló el 2009. El informe advertía también que, de venderse la aeronave en el mercado privado, en dos años su valor de compra llegaría a los 65.9 millones y posteriormente hasta los 76.26 millones de dólares. Si en 2016 el costo era 90.44 millones de dólares, al siguiente año este precio disminuiría a 88.9 millones de dólares. Así sería sucesivamente hasta que en 2019 el costo de a la baja del avión estuviera en 81.6 millones de dólares, lo que representaba 137.06 millones menos del costo original cuyo costo fue de 2,952.4 millones.

AGRÉGUELE OTRAS DISMINuCIONES AL PRECIO DEL JOSÉ MA. MOELOS.

Expertos señalaron en el 2018, que el aparato se depreciaba entre 5 y 8 por ciento, lo que significaba que era inviable vender un avión cuyo costo tendría que pactarse por el 30% de su precio original. Dicho informe advertía los inconvenientes de la venta casi cuatro años antes de que el ahora presidente de México hizo explícitas  sus intenciones de vender el avión. Aún cuando esta valuación salió a la luz el pasado enero de 2016, la administración actual ha insistido en sus intenciones de poner el avión en el mercado. Las múltiples trabas que presentó el informe para la compra venta del avión consideraron también que la aeronave fue de los primeros modelos de esa línea de producción, lo que significa que tiene un mercado más limitado, sobre todo porque es poco probable que las aerolíneas estén interesadas en agregar a sus filas un modelo atípico. Además la configuración interior del avión es un factor importante puesto que al estar personalizada “se requerirá un descuento de entre 10 y 15 millones para adaptar el mobiliario a los estánderes una línea comercial. También información del Periódico El Universal.

En fin, el avión presidencial era invendible acaso no lo sabía López  Obrador? Y era invendible por que en esta conpra/venta se perdería por lo menos 137 millones de dolares de su precio original que era de 2952 millones de billetes verdes. Me pregunto a estás alturas del partido el porqué a Peña Nieto no se le ocurrió rifar el avión presidencial, pues de esa manera no hubiera bajado tanto su popularidad: hubiera acusado al expresidente Calderón de andar paseándose en un avión que ni Obama tiene, aunque haya tenidos de mayor costo que el José Ma. Morelos y Pavón. Pero Peña Nieto es Peña Nieto y Andrés es también López Obrador.