EL AVIÓN DE LAS DISCORDIAS

0
37
1348404.jpg

“Se enojaron porque lo compré y

ahora se enojan porque quiero venderlo”;

pide que “no hablen mal del camello”

Miren, no quiero que el avión sea tema, dijo Mario López Valdez al principio, pero luego le restó importancia al hecho de que se dé un debate en torno a esta aeronave.

“Respecto a lo del avión, lo único que les digo es que es un equipamiento que tiene que tener la calidad necesaria para poder cumplir con obligaciones que hay que cumplir de parte de la autoridad”.

Pero no fue lo único que dijo.  –El avión está volable, pero si ustedes, la gente no quiere que no venda no lo vendo, no es problema eso,. No quiero que sea un problema, me encanta que la gente sea muy participativa. Así como me ayudaron con el tema del Huracán Manuel, que todos ayudamos a los afectados así me gusta que también participen.

Sostiene quew no fue una mala compra ni tampoco que la hayan hecho a escondidas ni nada por el estilo. Insiste en que es un avión como el que han tenido todos los gobernadores en los últimos sexenios, como parte de una infraestructura.

Rechaza que su gobierno o la Unidad de Transparencia y Rendición de cuentas hubiesen enterrado algo en el proceso de revisión de la compra. Juan Pablo no tiene nada qué ver. Si falta entregar alguna documentación, vamos a cumplir con nuestro deber, indica.

Pero dentro de todas las explicaciones y de todas las precisiones, no falta la petición a los medios para que no hablen mal del avión: “no hablen mal del camello, porque no lo vamos a poder vender, está operando, está trabajando y simplemente queremos capitalizar al estado, lo vamos a poner a la venta y si sale bien, si no también.

En el mismo tono rechaza que esté pensando en vender otros activos del estado: La casa de gobierno ahí está, yo no la uso porque no es funcional, dije que tal vez la vendiera, pero no, ahí está, es sólo que afecta a la ciudad, algunas personas que quieren protestar iban y se paraban ahí por la Obregón y la cerraban. Podemos darle otro uso, ahorita está haciendo falta una buena biblioteca y estamos buscando dónde ponerla…

-Se enojaron porque lo compré y me pegaron por eso; luego se enojaron porque lo volaba; ahora se enojan porque lo quiero vender, se enojan porque compré un avión viejo, cuando antes me pegaron por comprarlo, y ahora me reclaman que no compré uno nuevo.

Aunque suena a reclamo, lo dice muy sonriente, camino al siguiente acto de su gira por Mazatlán. Antes, en la conferencia de prensa, se alegró porque la gente es participativa, incluso a costillas del famoso avión adquirido por un millón ochocientos mil dólares. –Más otro millón o casi en un equipo que le compramos, explica.