Día de las Madres y el Difícil Trabajo de la Mujer Policía

0
35
005.jpg

*Enfrentan muchos problemas

*También tienen miedo

La mujer policía enfrenta diversos problemas para ejercer su trabajo, pero sobre todo para que la respeten como iguales frente a los policías varones; afuera, en la sociedad, cuesta mucho cambiar la percepción de que el agente policial no es un delincuente y  es madre, muchas veces viuda o madre soltera, coinciden algunas mujeres policías en una serie de entrevistas de Sinaloa en Lína.com con motivo del “Día de las Madres”.

¿Qué clase de mujer se atreve a ser policía? ¿Cuándo se despide de sus hijos sabe que va a regresar? ¿La delincuencia va a respetar a la policía, aunque sea mujer? ¿El acoso sexual en terrenos del machismo le permite trabajar? Estas y otras preguntas fueron las que hizo el portal a las mujeres que, orgullosamente muchas, portal el uniforme azul marino y “le entran” a los operativos como cualquier varón.

Alicia Hernández dice que tiene varios años en la policía y que ve con satisfacción que la percepción hacia la policía va cambiando, al menos aquí en Mazatlán, y ella se compromete y afirmar que da “todo lo mejor: su esfuerzo, su capacidad, integridad para cumplirle a la gente”.

Sobre los salarios dice que le gustaría que estuvieran mejor pagados y que hubieran más prestacionales laborales; siente que dan mucho, viven en peligro, para la poca paga.

Fabiola Zamora, quien tiene 8 años en la policía,  es operativa y no se raja a los cocolazos, pero dice que como todo ser humano a veces tiene miedo y una de sus experiencias fue de que estando de guardia, muy cerca balacearon un puesto de vigilancia y mataron a los policías, y ella no pudo hacer nada por ayudar a sus compañeros.

Sin embargo, también reconoce que ha tenido satisfacciones como cuando las personas dan las gracias por su trabajo policial.

Creyente, como muchas mujeres, Fabiola se despide su hija todos los días y siempre con el mejor de los ánimos de que va a regresar a su hogar. Su hija la despide con un “Dios te bendiga mamá y cuídate mucho”.

Gladys González Osuna, con 9 años en la Secretaría de Seguridad Pública, dice  estar satisfecha de ser policía, sobre todo porque siempre quiso portar ese uniforme y desde pequeña le gustaron las armas; sabe usar todo tipo de armamento.

Afirma que hasta el momento no le ha tocado un enfrentamiento duro contra los delincuentes, pero que ha participado en la detención de delincuentes menores, como raterillos. Alicia reconoce que ante el peligro o ciertos riesgos siente la adrenalina en su sangre y en esos casos hay que estar muy despierto.

Gladsy indicó que se prepara en la policía para llegar hasta donde sea posible y gracias a sus cursos en la corporación es policía estatal y está en el área de investigaciones.