Despachadores de gasolinas clonan tarjetas de crédito

0
33
050514a09398fe9med.jpg

*El robo se hace al momento que el cliente paga

*Lo hacen en contubernio con los jefes y reciben a cambio 100 pesos por cada tarjeta

Los mismos empleados de las gasolineras y con el contubernio de jefes clonan las tarjetas de crédito, con las que pagan los clientes por este servicio.

Se aclara que esto no es en todos los establecimientos, pero en el país son decenas de negocios, lo que los hacen, para lo que usan equipo especializado, al que denominan La Chismosa o semáforo, para clonar las tarjeras, en la cual se desliza el plástico y el despachador anota los cuatro últimos dígitos y posteriormente se pasar la información al encargado, quienes son los que proporcionan el equipo y les llegan a pedir una cuota de 15 a 10 como mínimo por persona y por tarjeta clonada a los despachadores les dan una cuota de 100 pesos y los encargados ganan 300 pesos por cada plástico.

Para hacer el robo, los operadores distraen al cliente, y como es equipo pequeño pasa desapercibido.

Esas máquinas tienen un puerto USB y toda la información se vacía en una computadora y ahí se conoce el historial de la persona.

Si bien reclaman los dueños de las tarjetas, solo les dan largas en los negocios, ya que todo se hace en complicidad con los encargados, además de que según los empleados de las gasolineras donde se comete el robo, los bancos regresan el dinero a las personas.