Desde Mazatlán Llamadas Para Extorsionar

0
36
maxresdefault-2.jpg

*Informe del Consejo Ciudadano

*Es el número 6691-210000

Números de telefonía celular que proceden de Guadalajara, Distrito Federal y Mazatlán son los más recurrentes para cometer extorsiones bajo argumentos que van desde amenazas del crimen organizado hasta invitaciones para participar en juegos y sorteos.

El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México ubicó los 10 números que tienen mayor cantidad de reportes de las personas que contestan la llamada y escuchan una voz que les exige depositar ciertas cantidades de dinero.

Los números suman en conjunto 4 mil 769 llamadas, es decir, que los desconocidos realizan 13 diarias en promedio.

El organismo detalló que el 55-2929-6848 tiene un total de 713 reportes; le sigue el 33-3555-0000, con 622 llamadas; el 55-6604-2814, con 522 denuncias; el 55-1349-7278, con 489.

Además del 66-9121-0000, con 495 llamadas; el 55-1350-9954, con 493; el 66-2172-2423, con 373; el 55-1209-5752, con 346; el 55-5306-0651, con 344, y el 55-3002-0000, con 333. Los números que inician con 66-91 corresponden a Mazatlán.

“Estos números registran de mayor a menor medida de más de 700 a más de 300 reportes y se encuentran relacionados principalmente con la modalidad que usa el argumento de un grupo del crimen organizado que amenaza a la víctima y a sus familiares”, alertó.

El estudio detalló que el universo general de números de telefonía celular reportados a través del 5533-5533 es de 100 mil, pero además se suman las 11 mil cuentas bancarias que utilizan los delincuentes.

Las extorsiones pueden ser vía telefónica a línea fija, a celular, en mensaje de texto y en correo electrónico.

Los argumentos más recurrentes son el supuesto hijo o familiar secuestrado, el pariente que viene del extranjero y se ve inmerso en un operativo de seguridad, amenazas de Los Zetas y La Familia michoacana, sin olvidar los sorteos y los ganadores de premios.

Fue en 2007 cuando comenzaron las denuncias por este ilícito, en ese entonces las autoridades llevaban conteos de 30 casos de extorsión al mes, pero un año después la cifra de denuncias ante el Consejo Ciudadano aumentó a 10 mil llamadas mensuales.

Los grupos, muchos de ellos integrados por internos que operaban desde las cárceles comenzaron pidiendo depósitos bancarios o saldos de prepago a teléfonos celulares. Las autoridades carcelarias iniciaban el decomiso de hojas de la llamada sección amarilla.

Hoy en día las autoridades advierten que las personas que se dedican a la extorsión ya operan con una estructura donde hay un líder encargado de hacer las llamadas, el cual se auxilia del halcón que vigila y recaba la información de la víctima; el reclutador o intermediario y el cobrador de la extorsión, quien generalmente es el que presta su nombre para abrir cuentas bancarias.