DESDE EL BURLADERO.

0
51
2250-hoteles-en-mazatl-on.jpg

HOTELEROS MAZATLECOS NO SOPORTAN LA EXHIBIDA.
– Ahora quieren reunirse con el gobernador para explicarle la política de tarifas ¡Haga Usted el Favor!.
– Les arde, a algunos, que un propio los haya exhibido.
– Que mediante la oferta y la demanda buscan recuperarse de malas temporadas, dijeron.
Alfredo Ramírez O.
Acudieron treinta hoteleros.
La reunión a puerta cerrada trascendió, por más que quisieron hacerla privada y los pataleos, reclamos y desgarre de vestiduras se escucharon.
El secretario de Turismo, Francisco Córdova Celaya, fue claro: existen quejas por malas prácticas y comportamientos tarifarios inadecuados.
Les invitó a cuidar el destino, a no matar a la gallina de los huevos de oro; a procurar prolongar la Jauja y evitar que los visitantes que han estado llegando a raudales, sobre todo los fines de semana, se conviertan en los principales promotores de lo caro que se ha vuelto el destino, por no decir que abusivo.
Entre los treinta había de todos los tamaños: aquellos que han apostado al destino con inteligencia empezando de cero y creciendo; hasta aquellos herederos que creen que la rapiña es la característica de todo negocio decente y, sobretodo, algunos que han hecho del llanto, la quejumbre y el mamar y dar de topes, todo un estilo de vida empresarial.
Hubo quienes quisieron venderle piñas al piñero o azotar la mesa ante quien sabe muy bien cuando dejar caer el mazo.
El motivo de la reunión, tratar de apagar el fuego desatado por las declaraciones del dirigente de la Fecanaco en Sinaloa, Guillermo Romero Rodríguez, quien sin señalar nombres puso el dedo en la llaga y esto molestó a más de alguno.
No dijo ninguna mentira; quizá su pecado sea, por el momento, no exhibir nombres; por ello, algunos que sienten que les queda el saco están protestando molestos.
En el fondo, no hay mentiras: existen hoteleros que están aprovechando el flujo de visitantes; al igual, que lo hacen en Carnaval y Semana Santa; aumentando las tarifas asquerosamente; condicionando las reservaciones; no respetado acuerdos.
Al secretario de Turismo le dijeron que se guiaban por la ley de la oferta y la demanda. ¡Fijate nomás!.
Y todavía hay quien se agüita porque nos califican como destino chicharronero; si a algunos de esos hoteleros se suman los transportistas del servicio público. Todos acuachados por gobiernos pusilánimes que prefieren tolerar a quienes pueden utilizar en las campañas.
Mazatlán vive un esplendor turístico, que puede llegar a la brillantez de los grandes destinos y algunos chacales prefieren dar al traste con ello.
Ahora resulta que quieren una audiencia con el gobernador Mario López Valdez para explicarle las políticas tarifarias. ¡Que desfachatez!.
Fue precisamente a unos amigos del gobernador, que de visita a Mazatlán, fueron tratados con una rapiña y prepotencia que raya en el absurdo.
“Nos guiamos por la política de la oferta y la demanda”, insistió uno; mientras otro rebuznaba diciendo que estas afluencias les permiten “recuperarse de pasadas temporadas malas”.
Ahí estaba conocido personaje que siempre se queja de que aún cuando tuvo ocupaciones del 95 o más por ciento, le quedó un cuarto vacío. ¡No era lo que esperábamos, estamos sufriendo mucho y el Malecón está tan feo que de verlo me dan ganas de llorar!.
Acordaron contratar una empresa ( De verdad, confieso que no se si con cargo a los fondos de promoción, donde cargan todos sus desayunos y reuniones) para que aplique una encuesta de satisfacción sobre los clientes. ¡Igual que cuando hablas por teléfono a esas empresas rapiñeras como las de cable o las telefónicas, donde después de hacerte esperar y atenderte te piden que les contestes una encuesta donde califiques sus servicios!.
Esperemos que: Si el gobernador los recibe para que le den la catedra sobre políticas tarifarias, les pele de una buena vez el machete; o bien que por fin, don Alan Urbina se decida a traer en menos de quince días la reactivación y operación de una buena y verdadera subdelegación de la Profeco, pues no se trata nada más de ir contra quienes venden flores o piñatas, sino sobre los grandes depredadores del destino turístico y, que un rayo de luz, les haga entender que perro que come huevo, nada de aunque le quiebren el hocico sino que hasta que se este pudriendo de colesterol podrá entender.
Y, por último, que don Guillermo Romero exhiba de una buena vez por todas, a los hambreados en cuestión.
LA DEL ESTRIBO.- Hay que sancionar a quienes asalten a turistas, de manera ejemplar. Y a los que asaltan a los ciudadanos?. O, ya por último un mito más para el mitomaniaco Coordinador. HLP..DM