DESDE EL BURLADERO.

0
57
colosio.jpg

EN LA MUERTE DE COLOSIO, A HERIBERTO GALINDO LE FALTA UN TRAMO DE LA HISTORIA.
– Llegó solo al edificio de Promomedios Culiacán el día de su asesinato. Sólo llegó y sólo se fue.
– La entrevista fue para cinco estaciones sinaloenses, y se le recibió en el edificio por Oscar Pérez González, Jesús Díaz Neris y Alfredo Ramírez.
– Bebió un café y fumó un cigarro Marlboro.
Alfredo Ramírez O.
Leí con interés la columna, que día a día, nos hace llegar el doctor Héctor Muñoz a sus suscriptores; que en este día 7 de febrero resucita un escrito del mitómano Heriberto Galindo Quiñonez.
Sujeto, quien en su tiempo formó parte de las llamadas “Viudas de Colosio”, y, que en cuanta ocasión amerita repite su historia, aunque le cambie de titulo. En esta oportunidad, dada por Héctor, la intitula: “”Con Colosio el día de su cumpleaños y en aquella mañana del magnicidio”
En la historia del mitomaniaco – Recordemos que en cuanto el Envaselinado fue electo presidente, el se erigió como el vidente que le predijo su futuro-.
El caso es, que la historia de Heriberto, tiene muchas dosis de verdad pero lagunas muy sentidas.
Dice Heriberto Galindo lo siguiente: “Lo saludé a las 6 AM del 23 de marzo, iba con un pantalón negro y una sudadera blanca para hacer deporte, calzaba zapatos tenis, iba a correr sobre el río Humaya con algunos amigos como Rafael Oseguera. En el vestíbulo del hotel estábamos Miguel Reyes Raso, Ángel Trinidad Ferreira y yo y nos saludamos de lejos con la mano en alto. Regresó dos horas después, se dio una ducha y se vistió para partir con rumbo a La Paz y a Tijuana. Lo despedí en el aeropuerto en la escalerilla del avión, con un apretón de manos muy cariñoso y muy sentido.” (SIC)
Bueno, permítame platicarle a Don Heriberto lo que pasó esa mañana después de que dice que lo saludó.
Esa misma mañana, Luis Donaldo Colosio Murrieta llegó al edificio de Promomedios Culiacán a una entrevista donde enlazamos cinco estaciones: la emisora XECQ “La Ranchera de Culiacán”, la XETK de Mazatlán; la XEGML de Guamúchil, la XEGS de Guasave y la XETNT de Los Mochis (quizáq pueda equivocarme en alguna sigla) pero ahí están los testimonios de prensa que se publicaron en todo el estado, y que el encargado de ello fue don Jesús Sánchez Chiquete.
Las instrucciones eran precisas, y se habían hecho los ensayos una tarde antes: la entrevista no iba a ser en cabina, sino en la oficina que ocupaba el gerente operativo Jesús Díaz Neris; la cual se adecuó y ahí se jalaron los cables y micrófonos de la XECQ.
El Candidato iba a llegar tres minutos después de iniciada la transmisión, la cual debíamos iniciar con un resumen de lo acontecido en Mazatlán.
El candidato ingresaría a la cabina donde ya le tendríamos una taza de café y un cigarro Marlboro. Habría un espacio de uno o dos minutos para que las cámaras de televisión tomaran la imagen. Luego la entrevista iniciaría con cinco preguntas previamente consensuadas.
Luis Donaldo Colosio llegó al edificio, el día de su magnicidio, en una unidad tipo Blazer conducida por Jaime Fontanot, quien se desempeñaba como secretario de Germán Lizárraga Lizárraga; quien lo acompañó un día antes en una sesión de la Logia en la calle Heriberto Frias del hoy llamado Centro Histórico de Mazatlán.
El candidato subió SOLO, en el pasillo estaba quien era el contador del boxeador Julio César Chávez, sujeto nefasto y enfadoso quien presionaba para que el campeón entrara al aire a felicitar al candidato; solo se le atendió en el pasillo.
Fue recibido por Oscar Pérez González. Llegó con camisa de manga larga color azul.
En la cabina se mostraba ausente; en tres ocasiones me preguntó: ¿Cómo estás?. La entrevista se desarrolló fuera del scrip que se había impuesto.
Ni bebió su café ni se fumo su cigarro. Al salir alcanzamos a verlo salir sólo.
Sólo sabíamos que iba al aeropuerto de Bachigualato.
Don Oscar Pérez Escobosa, Oscar Pérez González y Alejandro Pérez Pérez se dedicaron la mañana a atender asuntos de los negocios, mientas yo me baje a tragar un coco helado.
Al regreso a Mazatlán, la instrucción de don Oscar fue que repitiéramos la entrevista grabada en el programa “Dígalo Por Radio” que se transmitía las 18:00 horas. Llegamos, hicimos el resumen y dejamos correr la grabación cuando Juan Higuera Mariscal llamó a cabina para decirnos que lo habían asesinado en Tijuana, Todavía lo cuestionamos groseramente por su marcada afición a bromear, pero el juró no era así.
Mandamos a comerciales y movimos el “cerebro o master” de la cabina para enlazarnos al noticiero de Ferriz de Con, quien daba los detalles. Nos quedamos enlazados y nos retiramos pasmados.
Así fue, así fue, en las horas que estuvo en Sinaloa antes de irse a La Paz.
Es la parte que no sabe o no cuenta en su remembranza el Tecolote secundario.
Sí gusta podemos proporcionarle copia de la entrevista, copias de los insertos de los diarios de ese día anunciando al entrevista por las cinco estaciones de radio; salieron en los periódicos principales de Mazatlán incluyendo uno que se llamaba El Sinaloense, además están las fotografías. Cuando quiera pídalas.
Nomas que recuerde que no había sistemas digitales, pero podemos escaneárselas.
LA DEL ESTRIBO.- Que las pida para que acomplete el capítulo de la historia. HLP….DM.