Corrupción es la Madre de Todas las Profesiones, Afirma Abogado Carvajal

0
35
IMG_0901.jpg

*Los abogados no son como los plátanos

*”Relaciones peligrosas” con el narco

En un país como el nuestro, la corrupción es la madre de todas profesiones y de todas las abogacías, dice Oscar Carvajal, ex presidente de la Asociación de Abogados “Marco Antonio Arroyo Camberos”, quien acepta que siguen siendo “muy peligrosas las relaciones de los abogados con los narcotraficantes”.

En la entrevista, por “Día del Abogado”, este próximo sábado 12 de julio, Carvajal afirmó que iniciaron los festejos y ayer dio una conferencia magistral el licenciado Omar Avitia, presidente de Capacitación del Supremo Tribunal de Justicia en Sinaloa, sobre los juicios orales que se han postergado en el estado y que tiene que ver con una mejor administración de justicia.

“Aquí, en Sinaloa, los juicios orales no llegan porque no hay recursos ni presupuesto, pero además no ha habido capacitación para los abogados”, añadió.

De otra parte, Carvajal dijo que el Día del Abogado también lo festejan con otras actividades que van desde las deportivas hasta las sociales.

Sobre la pregunta de si la profesión de la abogacía sigue siendo de alto riesgo, incluso con asesinatos de la delincuencia organizada, el profesionista dijo que sigue siendo una carrera peligrosa, al igual que la de los periodistas y de los que emiten opiniones, “pero valen la pena esos riesgos para aportar algo a este clima de inseguridad que se vive en todo el país y Sinaloa no es la excepción”.

Luego, reconoció que hay “relaciones peligrosas entre los abogados del narcotráfico, por varias razones y una de ellas pueden ser las falsas expectativas del defensor hacia su cliente. Son relaciones muy peligrosas”.

Vino la pregunta del por qué hay quienes piensan que los abogados son como los plátanos: “Ninguno es derecho”, y con risas el abogado Carvajal contesta:

“Bueno, creo es parte de la idiosincrasia; el abogado es parte de la sociedad y hay quienes creen que somos chuecos, pero no es así. Tenemos defectos en la formación, porque eso es lo que recibimos en las Universidades, en el trato en los

juzgados, pero no, no, no…Si existe eso, es menor proporción; no se puede generalizar; es la excepción de la regla”.

Dijo más adelante que la abogacía es una profesión noble, que permite conocer parte de la condición humana de las personas, de los funcionarios; quiero insistir en que la administración de justicia sea independiente, porque hasta el momento no lo es desde el nivel federal hasta el local; no hay una justicia pronta ni expedita.

A los políticos se les toma como sinónimo de corrupción, es el caso también de los abogados?

Otra vez risas y apuntó: “No; creo que falta mucho por hacer, sobre todo actualizar la ley de aranceles del abogado porque dicen que cobra mucho. En un país como el nuestro, la corrupción es la madre de todas profesiones y de todas las abogacías; lamentablemente vivimos en un país tercermundista y una subcultura de la corrupción completa y no somos ajenos a ello”.