COLPOFOBIA: HORROR A LA VAGINA.

0
74

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ.

Sigmund Freud concibió desde el psicoanálisis que las mujeres le tenían envidia a los hombres porque ellas carecían de pene; pero está idea fue desapareciendo con la autofirmación de las mujeres a través del desarrollo del feminismo, inclusive sus aprendices pensaron que creyeron que las mujeres eran inferiores por la falta de ese adminículo. Schopenhauer, prócer de esos tiempos, afirmo que las mujeres eran seres con pelo largo e ideas cortas. Y el machismo hasta nuestros días sigue pensando lo mismo: tener huevos define el valor del hombre y ser un rajado -refiere a las mujeres- lo caracteriza miedoso.
Aunque la definición freudiana es un presente pasado, ahora los psicólogos han descubierto otra afección: la colpofobia. Quienes sufren esta fobia apenas son capaces de mirar una vagina y no entienden el por qué; particularmente en este tiempo en que sexo oral se ha convertido en un ingrediente casi infaltable en las relaciones sexuales.

Como sucede con otros miedos, la colpofobia (del griego kólpos, que significa “vagina”) se manifiesta mediante sudores excesivos, taquicardias, ansiedad y, en este caso concreto, con una bajada del apetito sexual y un inexplicable rechazo a los órganos femeninos, según Elena Sepúlveda, vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Sexología y Educación Sexual.
Sepúlveda subraya que, en algunos casos, no se trata solamente de un miedo transitorio o fundamentado. Afirma que algunos pacientes, por simple naturaleza, no disfrutan de la desnudez, las caricias o los roces de la misma forma que el resto de individuos, y reducen su intercambio sexual exclusivamente a la penetración”. Quizá esta herencia provenga de la práctica del sexo procreativo, según el cual era extender la familia como forma de prevenir sus extinción, ante la carencia de buenas condiciones de salud y los permanentes reyertas inter e intra familiares.

UNA CURA SIN CURA.

La colpofobia es un trastorno muy peculiar cuyas causas aún no han sido especificadas. La mayoría de fobias de origen sexual son criptogenéticas; es decir, su naturaleza se escapa del conocimiento científico”, le explica a BBC Mundo Francisco Morales Calatayud, profesor de psicología en la Universidad de la República de Uruguay.Aunque algunos especialistas ofrecen hipótesis acerca de, que quienes sufren esta fobia, pudieron haber sido expuestos prematuramente y de forma vulgar a los genitales (tanto físicamente como a través de medios externos, como revistas o películas) y que incluso pudo existir una situación de acoso sexual infantil. Se especula que una aparente cura para la Colpofobia o Eurotofobia, la exposición prolongada de quienes la padecen a imágenes de genitales femeninos, pues en mayoría de los casos la única forma de superar una fobia es enfrentar al sujeto que la padece con su miedo.
Y en lo respecta a la exposición temprana de los genitales femeninos y por supuesto de los masculinos, Freud afirmó que los humanos se fueron embelleciendo en el transcurso de un larguísimo tiempo, excepto los genitales que siguieron teniendo, sino un a forma moustruosa, si poseían señales de no haberse modificado. ¿Usted sufre Colpofobia?