COLORIDO EVENTO DEL GOBIERNO MALOVISTA EN TEACAPAN.

0
77
IMG_3998.JPG

– En esta ocasión nomás faltó el baile, pero sobraron las dotes vernáculas de algunos funcionarios públicos.

– La carpa de la salud logró tener hasta un millar de personas haciendo fila para recibir atención médica.

– Malova anduvo en minibici y la hizo de casamentero.

Las filas de personas en espera de una audiencia, tramite, solicitud de apoyo o para acceder a los servicios médicos iniciaban, en una parte de la mañana, hasta los ciento cincuenta metros antes de la entrada o acceso al estadio de beisbol. Eran las ocho y media de la mañana, media hora antes del inicio formal, y ya estaba instaladas las Carpas de la Salud, los módulos de atención del seguro popular, los de atención primaria en drogadicción, las unidades móviles equipadas para atención especializada, los de ciencia, tecnología, la farmacia, el camión que ofertaba los productos de la canasta básica operado por Diconsa; las carpas del sistema DIF estatal donde un pequeño ejército de jóvenes se afanaban en cortar el pelo; en fín: Todo el gobierno en Movimiento.

En esta vigésima séptima edición el lugar elegido fue la sindicatura den Teacapan, pero no solamente se atestó de personas venidas de las distintas comunidades del municipio de Escuinapa sino que se dieron cita de los municipios de Rosario y Mazatlán; ahí tuvo, el alcalde Higuera Osuna, en calidad de invitado, entregar una computadora a una peticionaria que viajó desde el puerto. A las afueras del estadio y en el improvisado estacionamiento del mismo, en medio de una impresionante vigilancia policiaca y de guaruras que discretamente caminaban por el lugar, había una enorme cantidad de unidades del año, tipo suburban, camionetas y hasta vagonetas.

El gobernador Mario López Valdez, cambio el ritmo y como si fuera estrategia política se movió de la periferia al centro; deteniéndose por cerca de una hora en la capara de la salud donde una multitud de personas permanecía haciendo fila en espera de atención, consultas y entrega de medicinas. Eran 500 fácilmente. Adentro de la carpa principal, en esta vez sin aire acondicionado, algunos funcionarios estaban como alma en pena: José Luis Sevilla fue el primero en llegar con su gente; por alla se veía a un Procurador General de Justicia fuera de lugar, Marco Antonio Higuera con su característico gesto adusto se movía discretamente a diferencia de un Juan Ernesto Millan Pietch que dominaba el escenario y el rating a la perfección.

El delegado de Sedesol, José Regino López Acosta no salía de su asombro y se dedicaba a platicar con cuanta persona se le pusiera enfrente. Afuera el gobernador seguía su recorrido cuando de repente se le escucho llamar la atención a una señora diciéndole que se debería de valorar lo positivo y dejar de lado lo malo: Ya lo hicieron enojar comentaron afuera de un stand. Más adelante les advirtió a unas madres de familia que se encontraba afuera del modulo del centro de atención primaria en drogadicción que cuando “la drogadicción entra por la puerta, la felicidad sale por la ventana”. Y es que en Escuinapa, sobretodo en la zona de los campos jornaleros es un secreto a voces que la drogadicción campea y esta enseñoreada. Cuando el Gobernador entró a la carpa principal ya la mayoría de los servidores públicos había corrido de manera desaforada a ocupar su lugar:

En esta ocasión Malova no llegó bailando pero si empapado en sudor lo que le daba otra tonalidad a su camisa polo color rosa; otros de los integrantes se veían en peor condición. Luego de su largo discurso justificatorio, saludo a los medios de comunicación presentes, la obligada auto presentación de cada uno de sus secretarios y de los delegados federales; así como la bienvenida al alcalde Juan Manuel Lerma Cruz quien se vió invadido en su terreno por el alcalde electo Bonifacio Bustamante y los invitados el presidente municipal de Mazatlán, Alejandro Higuera Osunba y el electo de El Rosario, Arturo Flores Guzmán; se dio inicio a las audiencia; no sin antes entonar el Himno a Sinaloa.

En ese lapso el dirigente del Instituto Sinalonse de la Juventud acompañado de los directivos de la empresa Deportenis hicieron entrega de un donativo de 2 mil 336 pares de tenis parta los damnificados del huracán Manuel, muchísimos de los cuales fueron donados en el mismo acto. El evento fue largo, cansado, por momentos tedioso, y es que el atiborramiento de gente; el calor sofocante, la falta de ventilación no permitían que fuera lo suficientemente fluido como se deseará, hubo momentos en que el rostro del gobernador se veía cansado; pero luego se tomaba breves break de descanso poniendo a cantar a algunos de sus secretarios de gabinete, siendo de los más aplaudidos Bernardo Cárdenas y el Potrillo Enrique Alejandro Armit Gaxiola, del Registro Público de la Propiedad. Aunque, claro no faltó el peticionario que debió de dar muestra de sus dotes artísticas para obtener su apoyo; hasta un para ¡un piano! Se armó la coperacha entre los funcionarios asistentes. Mario López Valdez fue muy efusivo y tierno ante los pequeños que acudían a solicitarle bicicletas de obsequio, llegando al grado de enseñarle a una pequeña como debía de conducirla dándole una muestra de ello en la plataforma central.

El evento duro tres horas menos de lo esperado y no por falta de gente, ya que llegaron a atenderse a un total de cinco mil; sino porque el gobernador se sentía cansado de acuerdo a lo comentado. Sin embargo, antes de concluir el gobernador y su señora Sofía Carón de López se dieron el lujo de hacerla de casamenteros: declararon marido y mujer ante la algarabía de los presentes a los jóvenes Jonathan André García y Norma Concic Corona Osuna. Una vez concluida la presencia del gobernador, afuera de la Carpa principal siguieron algunos módulos atendiendo a personas mientras que al costado del estacionamiento, tragando el polvo de las decenas de camionetas que querían salir en estampida; poco mas de cien personas de todas las edades hacían fila atrás de una camioneta para recibir como obsequio un paquete de ropa. Ahora la carrera iba a ser por ver quién llegaba primero a ocupar mesa en el Cuchupetas, en el Pelikanos o en algún local marisquero de la zona Dorada de Mazatlán.