Candidato del PRI por Sinaloa Será Decisión de Peña Nieto: FLO

0
36
Captura de pantalla 2015-05-25 a la(s) 15.48.46.jpg

*Recuperaremos la gubernatura

*Para estas elecciones, 6 distritos de 8

El próximo candidato del PRI a la gubernatura será una decisión del Presidente de la República; hay buenos aspirantes y creo que el partido va a recuperar el gobierno de Sinaloa, dijo en la entrevista el ex candidato presidencial del tricolor, Francisco Labastida Ochoa, quien de otra parte en conferencia magistral indicó que el desarrollo y el crecimiento de México no va a venir del centro, sino de las regiones, de los estados de la República.

El también ex gobernador afirmó que las grandes prioridades de Mazatlán son el agua potable, el drenaje, la salud y la educación. En lo nacional, aseveró que en los últimos 30 años ha habido un magro crecimiento y una pésima distribución del ingreso.

Labastida Ochoa ofreció esta mañana la ponencia “Estrategias para el Desarrollo”, dentro de los foros temáticos que organiza el candidato del PRI a la diputación del 8 distrito, Quirino Ordaz Coppel, al que estuvieron reconocidas personalidades como el empresario del atún, Leovigildo Carranza; el presidente del Colegio de Sinaloa y ex alcalde de Mazatlán, José Angel Pescador Osuna y Mario Huerta, ex alcalde de Mazatlán; Fernando Medrano Freeman, de la Canaipesca, y el turistero Rafael Rivera López.

El ingeniero Quel Galván, presidente de la CMIC, delegación sur de Sinaloa, dio la bienvenida ya que la conferencia magistral fue en la sede de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción; el moderador fue el periodista Mario Martini.

Mientras, en la entrevista Labastida Ochoa anticipó una escasa votación en los comicios federales intermedios del próximo 7 de junio y ello al cansancio de la gente en los políticos y los partidos. Dijo que el PRI en Sinaloa tendrá una buena votación y que podría obtener hasta 6 diputados federales de mayoría, pero “no el ochito”

Dijo también que continúa la inseguridad a nivel nacional, aunque son muchos menos los muertos por año que las cifras que se dieron en el sexenio de Felipe Calderón.