BRUCE JHONSON: UN RECORRIDO CON CAUSA.

0
47
20140219_095325.jpg

* México no es como lo pintan los medios extranjeros.

* Con su recorrido busca apoyos para la Fundación Children American Miracles.

Fue la muerte de su hija Allyson Rae, lo que motivo a Bruce Jhonson a emprender una lucha por que se mejoren las condiciones de salud de miles de niños; para ello recorre el mundo en su motocicleta; luego de haberlo hecho en bicicleta por algunos años, buscando apoyos para la fundación Children American Miracles, que opera 173 hospitales.

Residente en Toronto, concretamente en Rosario Beach, considerada la playa más larga del mundo; inició de nueva cuenta un recorrido en motocicleta a petición de su hija de doce años de nombre Jolly, hace cinco meses, que lo llevó hasta Costa Rica.

Hoy va de regreso porque es tiempo de que la hija regrese a la escuela, ya que el calendario escolar es distinto en Canadá.

Bruce es un trabajador de la empresa o franquicia Remax, dedicado a los bienes raíces, junto con 24 asociados; y, en su recorrido acude a estos compañeros y a los clubes de motociclismo.

La meta en este recorrido es de 25 mil dólares, para lo cual les proporciona un número de cuenta, ya que el no maneja efectivo ni leva dinero en la moto; señala.

La meta ya se cumplió.

Comenta a los medios que México no es el país que tratan de dibujar los grandes medios de comunicación internacionales, que hacen creer que existe terror en cada esquina.

Incluso en mi país, existen ciudades a las que nadie puede entrar, al igual que en Estados Unidos.

“Si pasa algo malo en México dura días y días en las principales planas y si pasa algo bueno lo mandan a la página 300 o más”, expresa.

El señor Jhonson, quien fue recibido por el Motoclub Mazatlán, entro a nuestro país por Tampico y siguió la línea del golfo hasta Costa Rica; ya

de regreso va hacia Nogales y desde ahí continuará hasta retornar a su ciudad de residencia.

Los del Motoclub Mazatlán lo escoltaron hasta la ciudad de Elota y ahí, un grupo procedente de Culiacán lo recibe para escoltarlo hasta la frontera con Sonora, donde lo recibirán otros motociclistas.

Todas su anécdotas las pública en Internet y Facebook y, sugiere que se haga una página especial del Espinazo del Diablo, el cual esta vez no recorrió como en otras ocasiones, por disfrutar a imponencia, dice, de la nueva carretera con sus túneles y puentes.