Barcos sufren “ponchaduras”

0
42
FN4A6512.JPG

Cada día regresan por problemas técnicos

A menos de dos semanas de que iniciaron las capturas de camarón, un sinnúmero de embarcaciones han tenido que regresar al puerto por problemas técnicos que han sufrido y que los obliga a regresar a puerto, so pena de verse en condiciones en las que peligraría su vida en alta mar.

Los barcos “ponchados” como comúnmente se les dice a los que sufren algún desperfecto, sufren las consecuencias del tiempo, si tomamos en cuenta que la flota de Mazatlán, la más grande del Pacífico- suma alrededor de 650 naves- tiene una vida útil de cuando menos 25 años, periodo para el cual, según comentan los que saben, es el tempo para ser reemplazado, pero las penurias económicas que ahora sufre el sector, los manda repararlas por que no hay de dónde sacar el dinero y comprarse una nueva o bien, dejarlas en óptimas condiciones.

En un recorrido que realizó Sinaloa en Línea ayer por el parque Bonfil, nos pudimos percatar que cuando menos seis barcos se encontraban “ponchados”, todos por fallas en el motor y transmisión. Ya habían salido otros cinco cuando menos, que entraron por las mismas circunstancias.

Según comentaron, los problemas se dieron a raíz del ciclón Manuel, que arrastró muchos troncos y árboles al mar, y que estos golpearon las propelas de algunos barcos causándoles destrozos y haciéndoles regresar a puerto para su arreglo correspondiente.

Las “ponchaduras” son cosas que ocurren normalmente en cada temporada de capturas en altamar y los mismos pescadores así nos comentan, aunque hacen hincapié en el sentido de que si fueran más modernas, no sufrirían tanto las consecuencias.

Pero no únicamente son las embarcaciones, la desolación que se deja ver en los muelles hace mella también en los pequeños negocios establecidos de comida y mecánicos o soldadores.

“Mientras no haya pescadores, esto está de la fregada”, nos confía la dueña de uno de esos locales expendores de comida.

Hoy se cumplen once días desde que se levantó la veda y la capturas, según nos dicen son buenas.

De hecho los barcos que regresaron traían en promedio 2.5 toneladas cada uno y consideran que quedarse aquí, en tierra es dejar de ganar, por que las capturas se agotarán.