Baja California Sur cierra de nuevo sus playas ante repunte de contagios por COVID-19

0
94

Las autoridades estatales tomaron la decisión de cerrar de nuevo las playas, apenas dos semanas después de su reapertura, por el repunte de contagios

Baja California Sur tomó en días recientes la decisión de cerrar sus playas y cancelar actividades acuáticas, turísticas y recreativas al aire libre ante el repunte de contagios de coronavirus.

Hace unas semanas, a mediados de junio, fueron reabiertas playas y balnearios luego de permanecer cerradas por protocolos sanitarios, miles de personas acudieron a los principales balnearios de las costas de esta región, uno de los puntos claves para el turismo en México, tanto nacional como extranjero, sobre todo estadounidense.

Pero tal fue la afluencia de bañistas que la mayoría de las principales playas se abarrotaron de visitantes sin respetar el aforo máximo permitido del 30 por ciento.

Y ninguna de las medidas de higiene y sana distancia recomendadas por las autoridades sanitarias se respetaron, por lo que las autoridades tomaron la decisión de cerrarlas de nuevo apenas dos semanas después.

La lucha por la supervivencia

Este cambio de rumbo ha presionado más si cabe al sector turístico, vital para Baja California Sur.

Hoteleros, restauranteros y prestadores de servicios se declaran en números rojos y hasta en quiebra debido a que el poco dinero que quedaba lo invirtieron en la reapertura de sus negocios al abrirse las playas y un par de semanas después se están viendo obligados a cerrar de nueva cuenta.

A raíz de estos últimos eventos, la región continúa con el semáforo epidemiológico -que regula en el país la reapertura de actividades productivas y sociales- en color naranja (peligro alto).

En México -que hasta ahora suma 289 mil 174 casos y 34 mil 191 defunciones– buena parte de los estados se encuentran en este mismo color, lo que indica una muy cauta reapertura de actividades esenciales y no esenciales.

Al menos durante unas semanas más, Baja California Sur continuará sin playas ni su tradicional ocio, poniendo más si cabe en peligro el sector turístico y las miles de familias que dependen de él.

Con información de EFE