Ambulantaje Mal Necesario; Atacar Informalidad y Corrupción

0
21
Captura de pantalla 2015-06-18 a la(s) 18.00.26.jpg

*80% se ha regularizado

*Rotación de inspectores

El comercio ambulante es un “mal necesario”, donde atacamos la informalidad y la corrupción que se pueda dar entre inspectores y vendedores, reconoció el Oficial Mayor, arquitecto Salvador Reynosa Garzón, quien para acabar con la venalidad dice que han regularizado al 80 por ciento del ambulantaje.

Aclara que el padrón de vendedores ambulante no ha crecido, se ha regularizado en algunos lugares; cuidamos mucho la zona costera y el primer cuadro de la ciudad y estamos hablando que hay en todo Mazatlán alrededor de seis mil comerciantes. No niega que el ambulantaje puede ser un “foco” de corrupción, aunque a los inspectores los vigila con lupa.

En la entrevista con Sinaloa en Línea.com dijo que ha regularizado un 80 por ciento de esos miles de comerciantes, además que a muchos se les ha reubicado para no afectar áreas estratégicas de la ciudad como el Centro Histórico.

Dijo que quiere entregar una ciudad más ordenada y que no hay nuevos ambulantes, “ya estaban ahí pero en condiciones irregulares; es regularización y certeza, como en el caso de Villa Unión que era un desorden”, reiteró.

En un desglose de comerciantes ambulantes, el arquitecto Reynosa Garzón dijo que hay unos 700 vendedores en zona federal (playas), semifijos unos 70 entre la Glorieta Sánchez Taboada y la avenida del Mar; hay 28 concesiones otorgadas a palapas; luego, en el primer cuadro de la ciudad, se asientan unos 900. Además, si sumamos los tres tianguis: colonia Juárez, Flores Magón y Francisco Villa, podrían sumar otros mil 800 vendedores, entonces estaríamos hablando de seis mil familias en total laborando en la vía pública, pagando impuestos, permisos y derecho de piso.

El ex candidato a la alcaldía de Mazatlán no negó la posibilidad de corrupción en el ambulantaje y dijo que no mete las manos al fuego por nadie, pero es algo que se limita y se observa con lupa, de manera transparente a través de recibos, de permisos, “buscamos que no haya arreglos entre un inspector y un vendedor y por eso rotamos a los inspectores para que no se generen cotos de poder y eso ha dado resultados positivos”.