ALMACENADOS CLAUSURARÁ ESCENA MAZATLAN‏

0
45
Hector-1web.JPG

Encuentros como Escena Mazatlán son fundamentales para ir desdibujando la frontera que existe entre el teatro comercial y el teatro independiente, expresó Fernando Bonilla, director de la obra Almacenados que este miércoles 1 de octubre clausura el Festival Internacional de Teatro.

En reunión con medios de comunicación el Director General del Instituto de Cultura de Mazatlán, Raúl Rico González, indicó que Almacenadosse presenta en función gratuita a las 20:00 horas y a las 21:30 horas iniciará el esperado pasacalles con la actuación del grupo Matalascallando teatro.

El Director de Cultura estuvo acompañado por  Fernando Bonilla y su padre,  el primer actor Héctor Bonilla,  productor y director teatral,  quien realiza el papel de  Lino en la puesta en escena en la que comparte el escenario con su hijo Sergio Bonilla en el papel de Nin.

Raúl Rico agradeció la participación  de Héctor Bonilla y sus hijos, no solo porque representan a una de las familias con mayor peso dentro del teatro en México, sino porque  su actuación se suma a la de otras grandes compañías mexicanas y extranjeras que le dan a Escena Mazatlán un gran nivel que quizá no se había valorado en su justa dimensión.

Fernando Bonilla, creador y director del Colectivo Puño de Tierra, interesado en promover el teatro independiente de alta calidad, dijo queAlmacenados del dramaturgo catalán David Desola, es un proyecto con más  de 120 representaciones,  con tres temporadas en la Ciudad de México y participaciones en  varios festivales nacionales e internacionales.

El Director de Almacenados  subrayó  que la historia habla de dos personajes encerrados en un almacén, esencialmente es un relevo generacional, es la historia de un viejo y un joven,  la historia de una persona que está concluyendo su ciclo laboral.    

En Almacenados el señor Lino va a ser jubilado contra su voluntad y su última tarea es preparar a su relevo, que es Nin,  personificado por Sergio Bonilla.

Es una trama muy sencilla que esconde un tema bastante complejo desde un tono muy ameno, la obra tiene muchos niveles de lectura y abarca un abanico muy amplio de público desde el especializado hasta el que no tiene experiencia en teatro, dijo.

A su vez,  Héctor Bonilla indicó que en Almacenados hay una crítica  de lo que somos como sociedad.  Es un hombre que siempre ha cumplido con su trabajo y nunca ha llegado  tarde, pero independientemente de pretender que cumple con su deber, llega al martirio de sentarse 8 horas sin hacer nada y hacer como que hace durante su jornada laboral.

Es como ese divorcio de la sociedad civil con el quehacer político;  como sociedad no tenemos una actitud participativa ante algunos problemas como  la concentración de grandes fortunas en muy pocas manos,  ejemplificó.

A su vez Fernando Bonilla sostuvo que proyectos como Escena Mazatlán hacen que él vea “con optimismo moderado” el futuro de la actividad teatral en México, ya que su oferta cultural es muy rica y atinada con trabajos que vale la pena conocer y difundir.

“Encuentros  como estos son muy fructíferos para el público y para los artistas;  tienen muchísimas virtudes para el diálogo entre artistas y para que el público pueda contrastar propuestas escénicas de distintos países”.

“Estamos avanzando poquito a poquito. Se empiezan a romper los vicios que nos tenían amarrados.  México tiene una producción teatral importante, el problema es la centralización, por eso, programaciones como la de Escena Mazatlán resultan esenciales para ir desdibujando el divorcio entre el teatro comercial y el teatro independiente”.

El joven actor, productor y director sostuvo que hacer teatro en este País, no es fácil ni para los productores independientes, ni para las instituciones,  por eso es grato descubrir esfuerzos como el encuentro de arte dramático que por cuarta ocasión,  Cultura Mazatlán lleva a cabo en esta ciudad.

Por su parte,  su padre,  Héctor Bonilla  tras hacer una breve sinopsis de la obra Almacenados,  expresó el orgullo que siente por sus hijos.  La primogénita que tiene una buena relación con su marido y está muy contento por eso  y sus  hijos Sergio y Fernando Bonilla que se dedicaron al teatro.

“Sergio es un espléndido actor y Fernando un gran director de teatro”.

Habló de su mujer (Sofía Álvarez).  “Llevo 32 años de novio, la amo y la paso muy bien con ella”.

Luego se mostró orgulloso del Colectivo Puño de Tierra, creado por su hijo Fernando que ha producido más de 12 puestas en escena,  busca fomentar la investigación y  experimentación artística y ofrecer teatro independiente de alta calidad para romper con la oferta teatral centralizada.

Con la experiencia que da toda una vida entregada a los escenarios, Héctor Bonilla expresó que será mejor actor, aquel que tenga capacidad para interpretar cada vez a más personajes.

“Lo maravilloso de este trabajo es que me pagan por jugar”,  celebró el artista tras afirmar que la inspiración de un verdadero actor es sacar su niño a retozar.

 Héctor Bonilla compartió la enorme satisfacción de ver que sus hijos Sergio y Fernando,   eligieron la actividad teatral como profesión y la ejercen con un gran compromiso,  ambos  tienen un punto de vista político y filosófico para enfrentar  la vida desde la perspectiva de su profesión y eso lo  llena de satisfacción.

Respecto a su trabajo en la televisión comentó que prefiere esperar  a que tengamos en México una televisión más rigurosa y sofisticada.

Los boletos para asistir a la función están disponibles en la taquilla del Teatro Ángela Peralta.