¿ALGUIEN MIENTE CON LOS NÚMEROS SOBRE EL COVID19?

0
1411

Primera parte

Enrique Vega Ayala

Cronista oficial de Mazatlán

En los días nos informan cuántos contagiados hay (positivos); cuántos se curaron (recuperados); cuántos se murieron (decesos); cuántos tienen los síntomas, les hicieron la prueba y están la incertidumbre por el resultado (sospechosos); cuántos pasaron la prueba y les dijeron que no agarraron el virus (negativos).

Dan conferencias de prensa el Dr. López-Gatell con los datos nacionales y el Dr. Encinas (con los de Sinaloa), como sus homólogos en la mayoría de las otras entidades federativas. Tantos datos parecen abrumadores, pero resulta preocupante que la cantidad no haga menguar la duda sobre su veracidad.

Acabo de leer un artículo de Ciro Murayama “Covid-19: la responsabilidad democrática”, publicado en Nexos el 19 de abril, en el que aboga por “cifras creíbles, verificables y transparentes” para “desactivar la espiral de desencuentros [respecto a] los datos de la pandemia y la gravedad de la misma sobre la salud de la población.

¿Y los muertos a donde van?

La observación de Murayama no es menor, sobre todo si se pone atención en los datos, donde saltan las incongruencias. Por ejemplo, el 19 de abril el Dr. LópezGatell informó que el número de casos estudiados a esa fecha eran 49,570, que había 8,261 casos confirmados, los casos sospechosos ascendían a 10,139, los casos negativos 31,170 y dio a conocer ya llegaban a 686 los decesos. Si sumamos los confirmados, los sospechosos, los negativos y los decesos el total son 50,256 casos, no 49,570 que corresponden, repito, al total de los casos estudiados. Y salta la duda ¿Por qué los difuntos no están considerados entre los casos estudiados, si son parte de la pandemia?

Para desentrañar la aparente inconsistencia se tiene que recurrir a una fuente de información distinta al Comunicado Técnico Diario que distribuye la Secretaría de Salud (SS) como parte de la Conferencia del Subsecretario López Gatell. En la base de datos abiertos https://datos.gob.mx/busca/dataset/informacion-referente-acasos-covid-19-en mexico se localizan los registros de donde sale la información que se ofrece diariamente.

Ahí, los datos del 19 de abril coinciden con los mencionados. Efectivamente hay 49,570 registros, un reglón por cada expediente personal de los pacientes estudiados. Los confirmados, los sospechosos y los negativos son exactamente las mismas cifras del Comunicado.

Los decesos están dentro de la misma base, están entre los casos estudiados. Hay una columna para llenar la fecha de defunción, cuando se da. Por eso no se suman, pero, al revisar los casos encontramos que en esa misma base hay 1,289 registros con fecha de defunción y el Dr. López-Gatell solo informó de 686 decesos.

Para desentrañar la diferencia hay que cruzar la información de la columna “fecha de defunción” con la columna de “resultado” (donde se asienta para cada paciente si es positivo, negativo o tiene resultado pendiente). De esta manera se obtiene que solo se está difundiendo el número de difuntos cuyo resultado fue positivo para la prueba RT-PCR/Secuencia de DNA. Los que murieron antes de que les dieran el resultado de la prueba y los que habían dado negativo en la misma, aunque están registrados en la base de datos, son omitidos en el informe diario, sin ninguna explicación al público. Esos no cuentan en las cuentas aunque estén en ellas, son como fantasmas.

El 20 de abril el comunicado técnico diario ya no incluyó el dato de los casos estudiados y a la cifra de decesos se le agregó la precisión “por Covid19”. Los demás difuntos incluidos en su propio estudio ni los vieron ni los oyeron, como dijo el clásico.

Del asunto de las estimaciones del tamaño de la pandemia en México, a partir de la muestra recogida a través del modelo de Vigilancia Centinela, ni hablar. También ese mismo 19 de abril el Dr. en Ciencias Matemáticas Arturo Erdely, Profesor de la UNAM, FES Acatlán, publicó un artículo denominado “Aritmética López-Gatelliana” https://www.linkedin.com/pulse/aritmética-lópez-gatelliana-arturo-erdely, donde de entrada señala “Un nuevo tipo de aritmética distinta a la tradicional, en lo que se refiere al cálculo de tasas y proporciones, es la que deduzco tengo que aprender del Dr. López-Gatell y su equipo de colaboradores, porque su forma de hacer cuentas con los datos oficiales sobre la epidemia de COVID-19 en México simplemente no cuadra con lo que creí haber entendido de aritmética de proporciones en mis estudios de primaria, secundaria, preparatoria, licenciatura en Actuaría, maestría y doctorado en Ciencias Matemáticas”.