“Alfonsina”, la Historia Continúa: Un Año en el Gobierno de Mazatlán

0
137

 

 

*Me siento muy bien como soy ahora

*”Alfonsina” seguirá dentro de mí

 

Después de años de sumirse en la oscuridad de las drogas y la depresión, con una familia desesperada del hijo y el hermano deambulando por las calles y a veces mal tratado, la historia de “Alfonsina”, Alfonso Magaña Gradilla, cambió -y esperamos para siempre- hace poco más de dos años cuando una autoridad estatal decidió apoyarlo luego de conocer a través de un reportaje a ese disímbolo personaje que caminaba varias veces por el Malecón y muchas calles de Mazatlán.

Hoy, después de meses de rehabilitación, Alfonso es otro. Hace casi dos años salió de ese centro y buscó trabajo; algunas personas y comercios le ofrecieron la oportunidad, pero todavía confuso y desorientado por los años de excesos, no se concentraba y terminaba por abandonar los empleos de dependiente de una papelería, lava platos y hasta mesero.

Hace un año el alcalde porteño Luis Guillermo Benítez Torres lo incluyó en la nómina del Ayuntamiento y bajo la Coordinación de Protección Civil, que encabeza Eloy Ruiz Gastélum, está en la entrada de Palacio Municipal en las tareas y protocolos de salud.

Este fin de semana, “Alfonsina” cumplirá un año de un empleo estable y ahora, en la entrevista, luce muy bien y sus palabras son claras y de mucha profundidad.

Hoy, dice, estar muy “agradecido con mucha gente que creyó en él; bendiciones para toda la gente; estoy en el Ayuntamiento trabajando a gusto, tranquilo…”

Afirma que es un servidor público que trabaja las tareas de sanitización por el Covid, además ofrece información a las personas que buscan la oficina adecuada para hacer un trámite.

Cuestionado sobre u n eventual regreso al mundo de las drogas, afirma que “no” y que se siente muy bien ahora con los logros de su trabajo y también con lo que es.

“Soy Alfonsina o Alfonso; me gusta Alfonsina porque lo siento con cariño, no me preocupa que me digan así; me gusta que me recuerden como Alfonsina, es parte de mí y ahí seguirá, dentro de mi persona…”