AHOGA EL AGIO A MINIEMPRESARIOS

0
33
1235933_10151702979388645_1258130445_n.jpg

Le cobran a la gente intereses del 180%, denuncia Roberto Cruz

El secretario de Desarrollo Económico del gobierno del estado, Roberto amsés Cruz Castro advirtió que el agio está haciendo estragos entre los pequeños empresarios de la entidad, aplicándole costos financieros de hasta un 180 por ciento a los créditos que les otorgan, y que son casi obligados porque ese tipo de negocios no son sujetos de operaciones bancarias.

El funcionario reconoció que el problema del agio ha llgado a límites gravísimos, en que no sólo explota a la gente, sino que además la mantiene convencida de que las cosas están bien así con el trato que les dan.

Cruz Castro reconoció que en ese mismo renglón se encuentran las empresas financieras que han proliferado por diversos rumbos en todas las ciudades del estado  y que siendo legales, admitió, afectan a las personas aplicándoles niveles de interés del cincuenta o sesenta por ciento.

Esas prácticas, las del agio y las de créditos legales muy caros, son nuestra competencia. Por eso es importante que avancemos en el otorgamiento de apoyos financieros a las empresas medianas y pequeñas. Destacó que está por concretarse un programa multiplicador que permitiría llegar a miles de pequeños y medianos empresarios que ahora no tienen más opción que el agio o la inmovilidad económica.

Este programa, explicó, consiste en la creación de un fondo al que el gobierno estatal aplicaría un peso y cinco el gobierno federal, lo que se multiplicaría por diez con recursos de nacional financira, es decir, por cada peso que le metamos, tendremos sesenta qué ofrecer en créditos a las personas que no tienen acceso a los préstamos bancarios, y que con pocos recursos pueden hacer la diferencia entre una empresa exitosa y una fallida.

Para ilustrar la importancia de estos apoyos, mencionó el caso de Carlos, un carnicero del mercado Independencia de Mochis. A él le prestaron diez mil pesos y lo hacían pagar cien pesos diarios, pero además estaba contento, sin conciencia de que en un año estaba cubriendo intereses por el 360 por ciento de lo que le habían prestado, cuando nuestros programas le permiten acceder a tasas de interés del doce por ciento y con un bue un historial crediticio, hasta de un punto porcentual menos.