ACLARACIONES SOBRE EL SUPUESTO SAQUEO EN EL ARCHIVO MUNICIPAL DE MAZATLÁN

0
204

Enrique Vega Ayala

El Presidente Municipal Químico Guillermo Benítez señaló públicamente que se habían robado del Archivo Municipal el acta de defunción de Ángela Peralta y “la primera acta de nacimiento de nacimiento del puerto”.

Es importante aclarar que el acta de defunción de Ángela Peralta es parte del libro de Defunciones de 1883 que se encuentra resguardado en el Archivo Histórico del Estado, que es el repositorio de los documentos del Registro Civil en el Estado. El original de esa acta nunca ha estado en el Archivo Municipal. Por esa misma razón, tampoco ha sido parte del acervo de este Archivo “la primera acta de nacimiento de nacimiento del puerto”, si lo que quiso decir se refería al registro de el primer nacimiento de alguien en esta ciudad.

Como ya había circulado la versión de que las autoridades echaban de menos la primera acta del Ayuntamiento mazatleco, hay que precisar que en el Libro I de Actas de Cabildo de Mazatlán 1837-1838 está asentada la primera acta de Cabildo del 29 de agosto de 1837 y dicho libro, con grave deterioro por cierto, forma parte del Archivo Municipal.

Si acaso lo declarado por el edil se refiere a un acta de fundación de la ciudad, desgraciadamente nunca se levantó algo semejante a “un acta del nacimiento del puerto”, por eso existe la polémica sobre el origen de esta ciudad.

El Archivo Municipal de Mazatlán es una institución pública que funciona desde el siglo XIX. Como dependencia gubernamental está ubicada, en el organigrama, del Ayuntamiento como Departamento, dependiente de la Secretaría del Ayuntamiento. Sus funciones están reglamentadas por un Reglamento Municipal especial, mismo que estaba vigente desde el año de 1993 (el Cabildo acaban de aprobar un nuevo reglamento en la materia, derogando el anterior).

Físicamente el acervo del archivo municipal actualmente está distribuido en dos espacios.

En uno de ellos, que es un edificio propio, se alberga el Archivo Histórico. Los expedientes más antiguos resguardados en esa institución datan del año de 1819. El origen de toda la documentación es producto de la actividad de las autoridades mazatlecas, en particular del H. Ayuntamiento de Mazatlán que fue creado en 1837. El gobierno municipal desde su origen se ha encargado de conservar de manera ordenada los expedientes producidos por las diversas áreas que lo han conformado a lo largo de su historia. Hasta 1991, el Archivo Municipal íntegro se ubicaba en el Palacio Municipal. Allí, toda la documentación estuvo sometida por más de un siglo a las inclemencias de las condiciones climáticas propias del puerto y el crecimiento acelerado del número de expedientes acumulados volvió insuficiente el espacio que ocupaba en la sede municipal.

Desde 1992 el acervo completo se trasladó al edificio actual del Archivo Histórico. La finca, de dos plantas, es una construcción antigua remodelada por esas fechas. Sin embargo, dicha remodelación no fue planeada para albergar el Archivo, en consecuencia no se dispuso de las instalaciones y equipo para proteger la documentación de manera adecuada. Sólo se cuenta con estantería idónea para el depósito de las cajas documentales y de la hemeroteca antigua, con lo que se garantiza la localización topográfica de los expedientes y periódicos de 1819 a 1999.

Para 2016, tras 27 años de uso como repositorio documental, la edificación presentaba serios problemas estructurales debido al peso muerto del archivo de concentración que se ubicaba en la planta alta. En esa fecha se volvió a remodelar el recinto y con ese motivo dejó de prestarse el servicio de consulta del archivo histórico, cuyo acervo se mantiene ahí; pero, la suspensión que debió ser temporal se convirtió en permanente pues no se le dotó del equipamiento idóneo para permitir el acceso de quienes requieren realizar consultas sobre dicha documentación.

La incuria a la que han estado expuestos los documentos en estos tres años ha contribuido al aceleramiento de los riesgos para la conservación del material más antiguo; sin embargo, es accesible la mayor parte de los expedientes. En 1990 personal del Archivo General de la Nación reordenó el acervo, por lo que se cuenta con una clasificación funcional que facilita las búsquedas.

El otro espacio de los que cuenta el Archivo Municipal es el archivo de concentración que, en 2016, se unificó en una sola área de bodegas, que se rentan, donde se dispuso la localización ordenada de las cajas de archivo semiactivo producidas por las administraciones municipales de lo que va de este siglo y donde se localizan también la hemeroteca reciente y el archivo fotográfico municipal, lo que hace posible la continuidad de revisiones del material que ahí se conserva, cuando es solicitado por las dependencias o por la ciudadanía; y, permitirá, en su momento, la transferencia al Archivo Histórico de los materiales producidos en estos años que se consideren con valor trascendente.

Efectivamente el Archivo Histórico presenta materiales en condición de deterioro grave. Hoy, por decisión del Presidente Municipal se está atendiendo la situación del Archivo Histórico. Ha comentado que se hizo un diagnóstico previo. Esperemos que la restauración y digitalización correspondan a lo detectado. Ojalá que la reapertura el servicio sea pronta y permita que se sigan produciendo estudios sobre la historia local con mayor profusión.

Respecto a lo de las sospecha de saqueo, si hay pruebas deben presentarse ante las instancias correspondientes y que se realice el debido proceso para determinar si en efecto hay delitos que ameriten sanciones o no.