“A los pescadores de altamar nos llevan siempre al baile, estamos hasta la madre de promesas”: Ricardo Michel

0
32
IMG_5212.jpg

*Se confabula Conapesca el Inapesca para dar permisos de fomento

*En la pesca hay intereses políticos, económicos y sociales y compromisos de gobierno del Estado

Los armadores están hasta la madre de las promesas por parte de las autoridades de gobierno, porque nadie les garantiza que las pangas que salen a pescar primero que ellos en esta temporada de capturas, no se vayan a salir al mar.

Ricardo Michel Luna, presidente de la Unión de Armadores del Litoral del Pacífico Mexicano, dijo que por capricho del gobierno del estado y unos cuantos, se le da ventaja a los ribereños. Ellos pedían que fuera entre el 18 y el 30 de septiembre cuando se empezará con las capturas.

“Las presiones y los chantajes del gobernador en turno han llevado a la pesca a la situación que vive hoy en día, presionando a la autoridad federal, para que una forma se den los entendidos haciendo acuerdos abajo de la mesa, fuera del marco de la ley”, indicó.

Aunado a los conflictos que se pueden generar en altamar por la posible intromisión de pangas, se tiene el problema de los permisos de fomento, que las autoridades de la Inapesca, se lo dan a particulares.

De manera concreta dijo que en Sonora hay el desorden en este tema, ya que a un  armador se lo dan año con año para la captura de camarón roca y se va por la orilla pescando camarón azul, café y blanco, y a la par le dan permiso a otro particular para probar  un chinchorro por cuota, y en cada “pinche” arribo que pega trae hasta seis y media toneladas de crustáceo.

“Se lo dijimos al comisionado, quien hace el protocolo de investigación es Inapesca, pero quien otorga el permiso es Conapesca, están los dos confabulados, porque no lo hacen en la temporada, porque lo hacen en la veda, le están dando en la torre al recurso”, señaló.

Comercialmente esa gente para que quiere temporada, se están yendo hasta el pecho, hablando en lo económico.

El chinchorro ya lo probaron en los barcos de Loya, de los Pérez y se probó en temporada, lo cual es un desorden desde el punto de vista científico, anteponiendo el interés económico para unos cuantos.

En la pesca están mezclados intereses políticos, económicos y sociales, enfatizó el líder pesquero.

Dijo que hay más armadores en los sistemas lagunarios que en altamar, porque los pescadores de las cooperativas no son dueños de las pangas, hay personas que tienen hasta 50 pangas, lo que habla por si solo del poder económico que ahí impera.

El hecho de que los ribereños salgan el 5 de septiembre y los barcos el 14 de septiembre, añadió que los mantiene en la incertidumbre y en peligro de que haya conflictos fuertes entre los pescadores de ambos sectores.