¿Y si se fuera López Obradorquién lo podría sustituir?

0
112

 

FRANCISCO CHIQUETE

El primer descalabro económico del presidente López Obrador motivó a algunos de sus contrincantes a tomarle la palabra y exigir la revocación del cargo a medio sexenio. Entonces surgió una voz admonitoria: cuidado con lo que desean, porque se les puede cumplir. Hoy esa amenaza empieza a concretarse con la posibilidad de que Gerardo Fernández Noroña presida la Cámara de Diputados.
Esa voz era la de Jorge Zepeda Patterson, un analista político que ve con simpatía al presidente Andrés Manuel López Obrador, pero que a diferencia del oficialismo, reconoce los errores, defectos y tropiezos del mandatario, aunque sea para buscarles una explicación y hasta una justificación.
Pocos le prestaron atención a la advertencia, que no se extendió más allá de esas palabras, pero efectivamente, quienes hicieron un activismo tan intenso como improductivo para echar al presidente, no se han puesto a pensar en que el sustituto sería también de Morena, y no necesariamente con personajes considerados como abiertos al diálogo, sino empoderando a un ala más radical y “aventada”.
Ahí está la maniobra del PT, que a toda costa se hizo de más diputados de los que le dio la elección, para erigirse como la tercera fuerza de la Cámara y alcanzar la presidencia de la mesa directiva en el tercer año legislativo.
El Partido Encuentro Social denunció semanas atrás que el PT le estaba quitando diputados mediante dádivas de cinco millones de pesos, por tal de alcanzar su objetivo.
Fernández Noroña, por su parte, dejó muy claros sus propósitos: la presidencia de la cámara es muy importante en este año electoral, la aprobación del presupuesto (federal) del 2021 va a ser crucial para mantener los proyectos, dijo. No necesitaba ser más claro.
Si el gran activo político nacional que es Porfirio Muñoz Ledo cayó en la tentación de saltarse la ley y permanecer en la presidencia de la Cámara (sufragio efectivo sí reelección, dijo a plenitud), imagínese qué ocurrirá con este hombre acostumbrado a hacer política a golpes verbales.
Como decía Zepeda Patterson: quienes desean el desplazamiento de los actuales personajes de la 4T, pueden verse en la terrible novedad de que sus deseos se cumplen, pero a favor de otras fracciones que les serían aún menos agradables.
Si por alguna improbable razón tuviera que irse López Obrador ¿quién sería el sustituto o la sustituta? ¿El presidente de la Cámara?