TRANSICIÓN: Productores en el Congreso

0
16

TRANSICIÓN

Productores en el Congreso

Oswaldo Villaseñor

Se habrán imaginado los Morenistas que alentaban el repudio en contra del Gobierno que ahora que ellos son gobierno también serían repudiados por esa misma base social que antes los apoyaba.

El video donde se ve a grupos sociales de los muchos que protestan ante la Cámara de Diputados y a donde llegaron los contingentes de productores agrícolas de varios estados, muestra con mucha claridad la situación que ahora vive Morena y el Gobierno que encabezan.

Los grupos sociales marginados o excluidos de las mejoras sociales que debe promover el Gobierno y que desde muchos años atrás repudia el mal gobierno, sigue en las mismas. Sigue repudiando el mal Gobierno, solo que este cambió de color.

Las consignas de grupos sociales que exigen no ser excluidos del presupuesto de egresos para el 2020, son más que elocuentes.

A la salida de la sede del Congreso, del diputado Mario Delgado, presidente de la Cámara de Diputados, se puede observar como grupos sociales le entonan el mismo cántico tantas veces cantado por ellos mismos desde la oposición.

“Esos son, esos son, los que chingan la nación”. Y luego las consignas de Traidores, Traidores, rateros, pinche rateros.

Y luego el remate. Fuera Morena, Fuera Morena.

Mario Delgado aguantó la presión de las protestas echas en su cara y apresuradamente abordó un vehículo –de lujo dijeran los izquierdistas- y se fue del lugar.

Pero esa fue solo una de las duras protestas que ahora enfrentan quienes en el pasado reciente se aprovecharon del descontento social, de esa misma base social a la cual no han atendido y que hoy pareciera se vuelve en su contra.

En el caso de los productores agrícolas de Sinaloa quienes le dieron muchos votos a López Obrador con la esperanza desde luego, en su promesa de pagar a 6500 pesos la tonelada de maíz, hoy se ha unido a esos grupos de protestantes en la Cámara de Diputados. Se sienten engañados por las promesas del ahora Presidente.

Desde ayer, los productores agrícolas de Sinaloa hicieron sentir su presencia en la ciudad de México y en la sede de la Cámara de Diputados Federal.

Quienes pensaron que solo iban de día de campo, o bien, a aun tours de compensación, se equivocaron.

Los productores agrícolas de Sinaloa liderados por el diputado Faustino Hernández, se unieron a otro contingentes provenientes de Sonora, Tamaulipas y otros estados de país para hacer presión y ser escuchados en su demanda de asignar mayor presupuesto al campo.

La foto del diputado local Faustino Hernández donde aparece poniéndole candado a una de las puertas de acceso a la Cámara de Diputados dio la vuelta en segundos a través de las redes sociales.

Pancartas con leyendas como la de Sin maíz no hay País, era un claro mensaje de los productores al gobierno federal y a los diputados de Morena para que reconsideren su intención de recortar recursos para el campo.

El campo requiere de recursos suficientes no solo para apoyar a la agricultura de subsistencia, sino también para apoyar a la agricultura comercial que es la que produce a mayor cantidad de alimentos que consumen todos los mexicanos.

Sin bien es cierto, los productores ya dejaron en claro su inconformidad, la respuesta no llegará hasta el próximo 15 de noviembre, fecha fatal que se tiene para la aprobación del presupuesto.

Regresar 24 mil millones cuando al campo se le han quitado 40 mil millones en los dos últimos presupuestos que lleva presentados el actual gobierno federal, es insuficiente para regresarle una rentabilidad que se le ha quitado a las diversas siembras o cultivos de granos.

Por lo pronto, los días de protestas continuarán en la ciudad de México hasta no tener la certeza de que las demandas de los productores han sido escuchadas.

¿Y los irán a escuchar?.

Esto está por verse, pero sí está claro una cosa. Antes la gente estaba indignada y enojada con el Gobierno y hoy lo sigue estando. Nada ha cambiado solo el color del partido y los personajes que ahora están en el Gobierno y prendidos de la ubre presupuestal.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-Hoy puede arder Troya en el Congreso Local. El melodrama del Golpe de Estado en contra de Graciela Domínguez por parte de sus propios compañeros diputados y hermanos de partido, tendrá un nuevo episodio.

Hoy de nueva cuenta los diputados integrantes del grupo parlamentario se reunirán para seguir sacándose sus trapitos al sol.

El pleito es por dinero y el reparto del dinero que se obtiene de manera directa –o sea vía salarios y compensaciones- y la que se obtiene de manera indirecta que se dice es la más grande. Esa segunda no ha llegado para todos pero sí está más que claro que si para unos cuantos de los aliados de Graciela Domínguez. Bueno, eso es lo que denuncian ya los mismos diputados inconformes.

¿Solución?. Bueno se dice que después de rociarse todo el estiércol posible en sus caras, se podría llegar al acuerdo de nombrar una nueva coordinadora donde ni Graciela Domínguez ni Cecilia Covarruvias figuren.

Veremos si logran ponerse de acuerdo.

El nuevo capítulo de este melodrama luce interesante. No se lo pierda.

A mi nada más que queda una duda. Qué no los de Morena son amantes de la austeridad Franciscana y muy honestos. ¿Entonces porque pelean por el dinero que se maneja directa e indirectamente en el Congreso?.

Yo no entiendo.

OTRO PASITO.-Reapareció Alvaro Ruelas al lado del Gobernador Quirino Ordaz pero no en cualquier lugar. Reapareció en el municipio de Ahome a donde por muchos meses no aparecían juntos.

Desde luego había un motivo para ello. Fue el ISIFE, institución que ahora dirige Alvaro Ruelas quien se encargó de la construcción de algunas obras que ayer inauguró el Gobernador Quirino Ordaz en el Instituto Tecnológico de Los Mochis.

UN PASITO MAS.-Por cierto en la gira de ayer, educativa del Gobernador, el Secretario de Educación Juan Alfonso Mejía mandó claros mensajes de lo que desde el fomento a la educación se puede hacer y lograr.

Ya a Juan Alfonso Mejía y a Ricardo Madrid se les ve como a los dos Secretarios que más giras de trabajo realizan y por ende más movilidad se traen.

Por algo será.