Sin Línea

0
35

 

*PRI, coletazos del dinosaurio

*En Mazatlán igual

*Covid, relajan medidas

 

PRI, COLETAZOS DEL DINOSAURIO

Corrupción, divisionismo, ineptitud y autoritarismo de los “morenos” en el poder, empezando con el Presidente de la República; el desgaste del gobierno federal y, aunque algunas encuestas sigan apoyando a López Obrador, así como el manejo deficiente del problema de salud que significa la pandemia, son entre otras, las razones de la derrota de los gobiernos de Morena en Coahuila e Hidalgo.

En 2019, todavía el “tsunami” López Obrador, operó a favor de los candidatos de Morena y ganaron la gubernatura en Baja California Norte, entre otros espacios de poder.

Pero en lo sucedido este domingo hay que ver otras posibles razones de la derrota de los “morenos” que se sentían en los cuernos de la luna y una de ellas –y muy importante- es que en la mayoría de los estados de la República no han trabajado para formar estructuras de partido y siguen como movimiento.

 

EN MAZATLÁN IGUAL

En Mazatlán, por ejemplo, no hay un instituto político en forma; prácticamente Morena no existe en el puerto y ni siquiera un presidente, sino un delegado que no tiene autoridad moral ni política porque no fue electo por los militantes y el que manda es el alcalde porteño, Luis Guillermo Benítez Torres.

Roberto Rodríguez es un “encargado” del partido, pero hasta ahí porque el munícipe es el que hace y deshace con la mano autoritaria. No hay que olvidar que más de la mitad de los funcionarios que llegaron con el químico, antes del año ya estaban fuera de la administración y todos esos excesos los habrá de pagar el alcalde en la próxima elección, como sucedió en Coahuila e Hidalgo.

Incluso, los análisis reflejan que el alcalde mazatleco no podrá disputarle la candidatura al Senador Rubén Rocha Moya, quien, si tiene clase y nivel político, y que a Benítez Torres no le quedara más que buscar una diputación plurinominal para seguir cobrando del presupuesto o repetir por la alcaldía, pero con el riesgo de una estrepitosa derrota porque hace dos años quien ganó la alcaldía de Mazatlán fue la camiseta de López Obrador.

¡Bueno tan mal andan los “morenos! En Mazatlán y todo el país que ni siquiera se han podido dar el lujo de tener otro presidente nacional de partido después de que dejó ese cargo el mismo López Obrador para irse de candidato presidencial.

Otra razón de las razones de las derrotas de Morena en este año es que dieron por muerto al “dinosaurio” y se olvidaron que el PRI es un partido, pese a todo, con estructuras viejas si usted quiere, pero organizado y “mañoso” como es.

Para las 15 gubernaturas que estarán en juego el año próximo y las 500 diputaciones López Obrador seguirá desgastado y no estará en las boletas como quería en el “juicio de los ex presidentes” y el PRI, PAN y PRD estarán listos para repartirse el pastel.

En el caso de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel está muy posicionado entre los mandatarios a nivel nacional y dentro del propio PRI tiene amplio reconocimiento y eso serán las cartas para que el estado siga siendo tricolor, a menos –como dicen algunos mal pensados- ya haya “negociado” la entidad para Rocha Moya lo que me parece muy perverso y arriesgado en política.

 

Quizás otra de las razones de las derrotas de Morena es el pleito del Presidente de la República con los “gobernadores federalistas” y las constantes quejas de la mayoría de mandatarios de los recortes presupuestales.

En consecuencia, lo que necesitan los “morenos” es la presencia de su líder y guía, el Presidente de la República pues su sólo nombre acarrea decenas, cientos o miles de votos.

 

En consecuencia, el PRI está de regreso en los procesos electorales, aunque las victorias puedan ser pírricas, pequeñas, en los municipios y diputaciones de Hidalgo y Coahuila, porque no es lo mismo que disputar una gubernatura donde entran otros factores de poder.

 

COVID, RELAJAN MEDIDAS

Pese a que desde Europa nos llegan noticias de que algunas de las principales capitales y ciudades vuelven al confinamiento y las “cuarentenas”, México, Sinaloa y Mazatlán, se relajan y tal vez sea el hartazgo de estar encerrados muchos meses y sin vida social, sin embargo la Covid-19 sigue al acecho y matando a miles de mexicanos, la cifra casi llega a los 90 mil fallecimientos.

 

En la ciudad de México y en al menos una docena de estados de la República el inminente riesgo de que haya nuevos cierres de actividades aumentan por el número de hospitalizaciones por la Covid-19. En el ex Distrito Federal la gente anda ya muy relajada en las calles, los centros nocturnos y restaurantes, así como en las fiestas familiares y particulares.

 

Pese a que la CDMX se encuentra en semáforo naranja, con alerta, por el alza en el número de hospitalizaciones por coronavirus, miles de capitalinos aprovecharon el domingo para salir a pasear por calles y avenidas importantes como Paseo de la Reforma o lugares icónicos como el Centro Histórico y el Zócalo capitalino.

 

La semana pasada, la secretaria de Salud de la Ciudad de México, Oliva López, informó que la capital permanecería en semáforo naranja, pero con alerta, debido a que se ha registrado un incremento gradual en el número de personas hospitalizadas. Indicó que de continuar la tendencia de hospitalizaciones, a la alza, las autoridades capitalinas consideran restringir algunas actividades, así como sus horarios.

 

Aquí en Mazatlán, Karina Torres Ruelas, responsable del Operativo Redes, mantiene a raya a los “infractores” de las medidas de sana distancia y de los protocolos de salud, pero hay mucha gente que no entiende que el “cubrebocas” es esencial y que puede ser el simple eslabón entre la vida y la muerte.