Sin Línea

0
58

 

*¡Tome Su Consulta!

*Le cambian la pregunta

*¡Desaparecen Fideicomisos!

 

¡TOME SU CONSULTA!

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le cumplieron al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y después de varios días de deliberaciones le dijeron: ¡Tome su consulta! Y le cambiaron la pregunta original porque prejuzgaba de antemano a los ex presidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe de Jesús Calderón y Enrique Peña Nieto, con una clara violación a sus derechos y garantías individuales. Los ex mandatarios deben estar haciéndose “pis” de la risa.

 

Enfrentados a la amenaza de que, si no aprobaban la consulta, el Presidente promovería una nueva reforma constitucional para hacer viable una consulta contra los ex mandatarios, los magistrados expusieron sus puntos de vista y opiniones jurídicas y al final votaron a favor de la constitucionalidad de la consulta pedida por López Obrador, pero con una pregunta modificada, que desactivó la posibilidad de enjuiciar a los ex presidentes señalados.

 

LE CAMBIAN LA PREGUNTA

Así, los ministros le cumplieron los deseos al Presidente de realizar una consulta popular… pero con una pegunta distinta:

 

La pregunta enviada por López Obrador decía:

 

“¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”

 

Replanteada ayer por los ministros, la pregunta que aparecerá en la boleta de la Consulta -y que no puede ser modificada-, es:

 

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

 

Los ministros le rasuraron los nombres de los ex presidentes y ampliaron la investigación “a todos” los funcionarios que fueron parte de “los gobiernos de los años anteriores”.

 

Una consulta así hace inviable cualquier castigo. De esta forma López Obrador está advertido por la Corte que no puede usar los nombres de los ex presidentes porque ello afectaría sus derechos humanos y presunción de inocencia y violaría -y a la vez anularía- el debido proceso.

Nadie podría decir cuál sería la respuesta de los ex presidentes, pero es obvio que ante la amenaza de un encarcelamiento, reaccionarían en contra de AMLO y su gobierno.

 

¡DESAPARECEN FIDEICOMISOS!

Como se esperaba, por desgracia, la ahora aplanadora legislativa comandada por los diputados de Morena y sus partidos aliados en la Cámara de Diputados aquí si le cumplieron al Presidente de la República y desaparecieron los 109 fideicomisos que, algunos, habrán de afectar a grupos vulnerables de mujeres y jóvenes.

 

En una corta sesión, ya estaba todo “planchado” en la Comisión de Presupuesto, diputados los “morenos” y aliados optaron por retirar sus reservas a fin de concluir el proceso para dictaminar las iniciativas correspondientes para eliminar los fideicomisos que aportarán a la llamada 4T nada menos que otros 68 mil millones de pesos que, se asegura, serán recursos destinado a programas de salud pública.

 

La discusión en el pleno se inició ayer por la tarde, con pronósticos de que sería aprobada tarde o temprano, tanto en lo general como en lo particular, a pesar de que las propuestas de cambios en lo particular sumaban más de 400 y entre ellas estaban algunas presentadas por legisladores “morenos”.

 

Algunas de las objeciones que se tenían que revisar y que mayor inconformidad generaron es la posibilidad de facultar a la Secretaría de Hacienda para solicitar que 97 mil millones de pesos correspondientes al Fondo de Salud para el Bienestar, supuestamente con el propósito de que sean enviados a la Tesorería de la Federación para destinarlos a la atención de la pandemia por Covid-19.