REGULACIÓN IRREGULAR DE LA MARIGUANA

0
47

 

(La Jornada. César Arellano García. 17/11/2020)

 

Un día anterior integrantes de la organización Mariguana Liberación, marcharon de la Secretaría de Salud al Senado de la República para presentar sus correcciones y reservas al dictamen sobre la regulación de la cannabis que ya tenían “planchada” sus miembros. Por supuesto no hubo diálogo; pero los marchantes se desahogaron durante su trayecto a la cámara, gritando varias consignas, entre ellas: “¡La ley tiene un hueco, derechos al pacheco!” “¡La mota legal, eleva la moral” “¡No es asesina, es medicina!” “¡Tierra para sembrarla, libertad para fumar!”. “Hasta la victoria verde” (La Jornada. César Arellano García. 17/11/2020)

 

Ese día recordé que Mahatma y yo les hicinos una entrevista para Sinaloa en Línea a unos Hippies estadunidenses allá por la isla de la Piedra. Platicamos por supuesto alrededor de la mariguana y sus efectos, y siempre nos afirmaron, de varias formas, que la mariguana era una medicina que Dios nos había legado para el bienestar de la humanidad. Tan entretenida y festiva fue nuestro diálogo que al final nos pusimos a bailar y a cantar canciones alusivas a esta medicina. Y al final cantamos la cucaracha y nos despedimos afablemente. Después nos dijimos adiós y…

 

LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIGUA POR EL SENADO.

 

“La mariguana nunca debió haber sido una sustancia ilegal. Su consumo no es inocuo, pero su impacto sobre la salud de sus usuarios o de terceros no justifica una prohibición absoluta. Fue condenada a la ilegalidad en México allá por los años veinte del siglo pasado por pánico moral y exclusión social, no como resultado de evidencia científica. A lo largo de cien años, la prohibición de la mariguana ha provocado más daño que beneficio. Favoreció el surgimiento de vastas empresas criminales, condenó a muchas comunidades a vivir en la ilegalidad y la violencia, creó una fuente enorme de corrupción y estigmatizó a los usuarios. Sobre todo, redujo el espacio de libertad personal de los ciudadanos” (El Universal. Alejandro Hope. 23/11/2020)

 

Vale decir con este precedente de esta historia es una excelente noticia que el Senado haya aprobado la semana anterior la legalización de los diversos usos de la mariguana. En efecto, “después de muchos tumbos y tropiezos, los senadores finalmente obedecieron el mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y aprobaron un marco legal para la producción, distribución, comercialización y consumo de cannabis con fines lúdicos, médicos e industriales. Falta aún el visto bueno de la Cámara de Diputados y su promulgación por el Ejecutivo, pero es muy probable que cerremos 2020 habiendo dejado atrás la prohibición” (Id).

 

Y NO OBSTANTE NO SE MUEVE.

Los Senadores legislaron sobre la producción, comercio y consumo de la mariguana porque la jurisprudencia de la Corte lo obliga. No es que los legisladores (…) lo estén haciendo por convicción de carácter liberal. La Corte les ha dado de plazo hasta el 15 de diciembre para ajustar la ley a las libertades constitucionales. No obstante, la idea de que el Congreso despenalizaría la producción, el comercio, la posesión y el consumo de mariguana ha caído por tierra, porque ya estaban aprobadas la medicinal y la industrial de este producto. La iniciativa suaviza algunas restricciones, pero no legaliza ni despenaliza. Es una lástima, porque se está perdiendo una oportunidad magnífica para atacar a fondo los males generados por la prohibición (Cfr. Reforma. Sergio Sarmiento.24/11/2020)

 

El proyecto aprobado en el Senado no es, en efecto, digno de aplausos. El dictamen posee un profundo espíritu controlador. Exige licencias para casi todo. Impone regulaciones de difícil cumplimiento para pequeños productores Requiere, ademas la creación de del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis, tiempos de austeridad. Y, lo peor de todo, sigue manteniendo sanciones penales, además de administrativas, para la posesión simple.Este diseño tiene varias implicaciones. Una es particularmente relevante: dadas las barreras a la entrada que establece el marco regulatorio, los precios de la mariguana en el mercado lícito impondrá una competencia leonina. Eso significa que el mercado negro va a persistir durante varios años. Mañana volveremos con las regulaciones que aprobó elk senado. Ojalá que Cámara de Diputados les corrija la plana a los Senadores (Cfr. (El Universal. Alejandro Hope. 23/11/2020)