Reencuentro

0
48
+ Primera gran crisis política en Morena
+ Se pelean ya por la sucesión de 2024
+ La Tumba o el resurgimiento del PRI
+ Revocación de mandato al congelador
+ Un paréntesis, regresaremos el lunes
Por Heriberto Millán G.
Lo que se veía venir, llegó. Quizá más rápido de lo que se pensaba, el estallamiento de la primera gran crisis en el partido de López Obrador, en Morena. Seguramente no lo pensó desde que asumió la presidencia apenas en diciembre pasado, pero ya está y de qué manera.
El conflicto que tiene metido a Miguel Barbosa en el ojo del huracán, como candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, en la elección extraordinaria,  que es una buena razón para pelear entre la dirigente Yeidckol Polevnsky, el Senador Ricardo Monreal, la jefa de gobierno de CDMX,  Claudia Sheinbaum y el canciller Marcelo Ebrard.
Adelantemos entonces que la sucesión presidencial ya está en marcha y los mencionados en último término están metidos en la guerra más descarnada, la que por cierto, pasa por Puebla y que le podría costar al presidente y a su partido la derrota en dicha entidad.
Entonces para que López Obrador lo entienda, sus enemigos, no son “molinos de viento”, son reales y están en el presidente mismo, en su partido y su gabinete.
Miguel Barbosa que es solamente un pretexto en toda esta confrontación, sale a la palestra, porque siente que el tren no va por buen camino y advierte, “nadie descarrilará esta campaña”, al referir que ciertamente hay muchos intereses que quisieran descarrilar su campaña.
“No lo van a conseguir”, se aferra.
Es que si hacen fracasar su campaña, será una derrota para la dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky y entonces sí, podrán pedir su salida del partido que es lo que busca, principalmente Ricardo Monreal a través de su alfil Alejandro Rojas que es suplente del Senador y aspirante a la dirigencia nacional.
Es el primer objetivo, antes que pelearse por la candidatura que ya sabemos, si es que puede para el 2024, decidirla López Obrador.
Así funciona todo en este país y Morena no tiene por qué ser la excepción.
López Obrador parece hacerse el desentendido, pero no lo está. No puede meterse abiertamente a los asuntos de Morena y por ello alega que es militante con licencia, porque tiene que representar al gobierno de México.
Así están las cosas a grandes rasgos, pero esto apenas comienza.
+  En el PRI, las cosas no están tan fácil como muchos lo han expresado.
Hay, por ejemplo, dos asuntos que no pueden pasarse por alto.
El primero, que en Yucatán, con motivo de su reciente elección para la dirigencia estatal, reaparecieron los vicios que hundieron a los priistas, hubo acarreo, rasuraron el padrón y hasta compra de votos, denuncian Ivonne Ortega, aspirante a la dirigencia nacional y el senador Jorge Carlos Ramírez Marín.
Ambos unas figuras en el priismo yucateco.
La pregunta obligada, ¿Qué pasará en la elección por la dirigencia nacional?
Y el segundo, hay evidencia que en Coahuila se tiene una afiliación atípica de militantes.
Será porque quieren asegurar muchos votos en favor de la formula Alejandro Moreno y Carolina Viggiano, para ocupar la dirigencia del partido, por su relación con el gobernador Rubén Moreira. Las sospechas de mano negra aparecen nuevamente.
¿Tumba o resurgimiento del PRI?
+ Desde el gobierno federal se ha hecho saber que en la minuta de la reforma para instaurar la Revocación de Mandato, los senadores pueden hacer los cambios que consideren pertinentes, menos el de cambiar la fecha de la consulta el día de la elección federal de 2021.
Es decir, que López Obrador quiere figurar en la boleta de las elecciones de ese año, a como dé lugar.
La oposición se mantiene firme y en consecuencia, podría ser la primera de las reformas de su excelencia, López Obrador, que pase a formar parte de muchas que están en la congeladora legislativa.
¿Será?
Es lo que se escucha ante lo complicado que se ha puesto el tema en la Cámara de Senadores para alcanzar los consensos y llegar a los 85 votos que necesitan.
Nos vemos el próximo lunes.
Obligado el descanso por la semana santa.