JUSTICIA Y LEY.

0
39

 

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ.

En aquellos años mozos estaba leyendo el Capital de Carlos Marx, después de haber leído el “tratado” de economía de política de Petr Nikitín. Estaba sudando a mares porque por cada hoja que leía, tenía que devolverme por lo menos 10 veces para poder medio entenderle. Intempestivamente llegó un comando de la Liga Comunista 23 de Septiembre, y su líder me grito con un gesto justiciero: “Te vamos expropiar esos libros de Marx para formar una biblioteca que nos ayude a ilustrar al proletariado para la lucha revolucionaria” Yo me quedé de a ‘seis`; y sin chistar dejé que arrebataran esa obra, por la sencilla razón de que los miembros del comando venían armados y nada dispuestos a negociar.

Entre temblando de rabia y el miedo se me vivo un recuerdo que ligué a la expropiación que me habían hecho los “ligos”. Vinieron a mi mente imágenes de cuando los “hombres fuertes” de los ranchos o de los campos agrícolas le decían a la gente: !Esto es lo que se va hacer por mis pistolas, te guste o no”. Pero también he encontrado en mi camino, que ya no es corto, a revolucionarios que, con mayor ilustración que los caciques, afirman que el fin justifica los medios. Dicho de otro modo: “La gran causa que cargan en el cogote, les impele a apropiarse de lo que requieren cumplirla haiga sido como haiga sido”. Al respecto dice Ganghi: “Las equivocaciones de los justicieros es creer que no hay ninguna relación entre fines y medios”.

LOS JUSTICIEROS DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN.

Andrés Manuel López Obrador seguramente leyó a Maquiavelo y con las luz de su entendimiento sacó la conclusión de que sus nobles e infinitos fines estaban por encima de las leyes que rigen el entramado legan que rigen nuestro sistema de justicia, con minúscula, y eso a pesar de que es licenciado en ciencias políticas. Pero seguramente no estudio de la mejor manera a Max Weber, pues en su obra existe una frase que no leen o olvidan que leyeron o de plano nunca la leyeron: “Racionalidad de medios con respecto a fines” Dicho de otra de otra manera: “No de vale conseguir un fin por más bendito que sean, se utilizan para conseguirlos a través del proceso legan que marca nuestra constitución y las leyes secundarias.

Y aunque el mismo presidente nos da lecciones al respecto en sus mañaneras, cuando nos semana que nada fuera de la ley y nadie al margen la ley, lo cierto es que la ley se ha pasado por el arco del triunfo.1.- Ha hecho a mano alzada al margen de la ley. 2.- Ha concedido contratos para obras y servicios sin licitación. 3.- Ha politizado el caso de Lozoya para obtener ventajas electorales, pero ha violado la ley que mandata a las autoridades judiciales guardar debido proceso en la impartición de justicia. 4.- Amlo se ha propuesto hacer una encuesta para juzgar a los expresidentes, haciendo caso omiso de lo que marca la ley en esos menesteres.

Así, de ese tamaño, los justicieros van haciendo un tiempo récord para alcanzar sus fines, aunque en esa prisa pierdan el camino que los obliga a respetar las leyes escritas con la mano, a la que no debemos borrarlas con el codo.