GUILLERMO I: NO ES UN AMINAL POLÍTICO.

0
52

 

 

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ.

 

El Ouímico está destinado a irse a descansar a la rotonda de los hombres sin lustre, ahí

donde yacen los hombres más despreciables; y que bueno que juro a tiempo no mentir, no robar y no traicionar, porque sino qué tipo de vinagrillo sería. Generalmente este tipo de politicastros, tan ignorantes como arribistas, creen que tienen el derecho de hacer lo que les venga en gana porque consideran que su “santos propósitos” todo se los permite: se ahí que sus delitos tienen detrás una causa que los justifica. Demos sólo un breve repaso general a sus múltiples trapacerías.

 

A) Por su ilegal e irresponsable nepotismo. B) Por el estado en las que se encuentran las

Finanzas públicas que ha derrochado. C) Por no haber hecho licitaciones en las pocas obras que ha realizado. D) por ser irrespetuoso y grosero con los medios de comunicación. E) Por mantener una plantilla de funcionarios ineficientes y además ejercer maltratos contra ellos. F) Por andar haciendo campaña con los impuestos que pagamos. G) Por evitar que la Sindico/procuradora haga su trabajo de fiscalización, con el agregado que le ha faltado el respeto a su investidura. H) Agréguele todo los demás….

 

PERO LA LEYENDA DE SUS BAQUETONADAS CONTINÚAN.

 

A fines de la semana pasada los escándalos sobre nuestro presi… volvieron pintar de negro las páginas de los periódicos de papel y digitales. Resulta Benítez Torres, así se apellida, (r)elijió, con la ayuda de sus incondicionales rugidores, a Rafael Padilla Díaz como titular del Órgano Interno de Control (OIC) cuando para el efecto se requieren, según la ley en la materia, 5 años de experiencia probada para ocupar ese puesto. Y el agraciado Padilla frisa sólo tres años en los menesteres de fiscalización de los recursos municipales.

 

Pero la felonía fue mayor porque la Sindica procuradora, Elsa Bojórquez, que le corresponde convocar y seleccionar a través de un concurso público a quién sería el titular del OIC. Vale decir que desde esa fecha había emprendido un proceso apegado a las normas desde el 11 de septiembre, por cierto a esta “justa” acudieron algunos regidores, que después doblaron las manitas. El día 6 de octubre publicitó la sindica que el señor Moisés Ríos había ganado el concurso e informó al cabildo para este “punto” lo pusiera en el orden del día. El mismo día 6 el cabildo en sesión extraordinaria no obligatoria -no vinculante- la sindico Bojórquez intentó que se aprobara el resultado de su trabajo.

 

TODO IBA MUY BIEN, PERO EL QUÍMICO TENÍA OTROS DATOS

 

Pero hasta el día 13 del mismo mes 13 octubre se realizó la sesión extraordinaria del cabildo 25, por la 24 los regidores se tiraron a perder, incluyendo a los del PRI. Pero ahora incluyó el Químico en el orden del día la propuesta de Elsa Bojórquez y la que llevaban los regidores debajo de la manga. Al final de todo ese manoteo el Químico impuso su chicana, con sólo cuatro votos en contra, se (r)eligió a Rafael Padilla Díaz, para que le siga tapando las trapacerías al Químico, hoy tan urgido de blanquear los hoyos negros que ha construido en un sinuoso paso en el que cuando no cae resbala.

 

Pero lo peor de los peor es que al consumar está prosaica e ilegal maniobra, le salió desde el fondo del hígado que todo el proceso que realizó la sindica procuradora, se redujo a que quería infiltrar a gente de Rocha Moya en su administración. Dicho en otra forma: él estaba facultado a violar la ley, si a su administración se “colaba” algún miembro de la cofradía del prócer de Batequitas. Y siguiendo estas sospechas del hígado de Luis Guillermo I, el proceso largo, público, transparente y apegado a la ley que llevó al cabo la Sindica Elsita, era simplemente para insertarle un miembro al Químico en donde más le duele, ahora que quiere ser Gobernador.