EL QUÍMICO BENÍTEZ: ARRIBISMO Y CINISMO.

0
1199

 

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ.

Aunque me había negado a escribir sobre este personaje de triste figura y de una historia que dibuja la permanencia de un sujeto sin luces, vuelvo sobre él. Ni modo. A veces puede más el oficio que la animadversión. Razón es simple, tan simple que hasta el Químico Benítez pudiera entenderla:

1.- Ahora resulta que anda en campaña. Y lo peor: tiene la pretensión de convertirse en gobernador sin mayores méritos que el de torcerle la mano a López Obrador para que su “dedito” diga que él es bueno, aunque no sea bueno para nada. Seguramente para conseguir su aval ya le empezó a llevar kilos de camarón y miles mitotes para descalificar a sus adversarios que aspiran al mismo puesto.

2.- Pero si dijera el dedito del presidente que él es el bueno, sabe que tendría que competir con políticos de otros partidos y por tanto tendría que ganarse los votos con el sudor de su frente. Sabedor de esta tarea es ineludible, ha empezado a trascender las fronteras del municipio, presumiendo a quienes lo quieren oír que “nuestro nuevo Mazatlán es obra de él”, y no de la cooperación del gobierno de Sinaloa y el presidente de México. Y eso que juró no mentir, no…

3.- Me parece que conseguir la anuencia de AMLO y después ganar la gubernatura, le sería imposible: A) Por su ilegal e irresponsable nepotismo. B) Por el estado en que se encuentran las finanzas públicas que ha derrochado. C) Por haber hecho de no licitaciones en las pocas obras que ha realizado. D) Por evitar que la Sindico/procuradora haga su trabajo de fiscalización, con el agregado que le ha faltado el respeto a su investidura. E) por ser irrespetuoso, con el agravante de grosero, con los medios de comunicación. F) Por mantener una plantilla de funcionarios ineficientes y además ejercer maltratos contra ellos. G) Agréguele todo los demás….

4.- A pesar de tragicómica gestión y a sabiendas que la gubernatura nunca será de él, ya ha empezado a cambiar a sus ineficientes funcionarios -entre ellos un “asesor” que cobra sin trabajar- por operadores políticos que vayan a todos el estado a vender su triste figura a todos los confines de Sinaloa. Seguramente volverán con las manos vacías; no obstante ese fracaso le servirá de coartada para negociar, ante los árbitros de Morena, su permanencia en la presidencia municipal un segundo trienio. Hasta se vestirá de humildad por darle a otro de sus “compañeros” el hueso el el ancía

5.- Pero ante fallida gestión que ha hecho frente a los mazatlecos perdería irremisiblemente la alcaldía. Lamentablemente son muy conocidos latrocinios para que la ciudadanía lo vuelva a nombrar presidente municipal, además su candidatura dividiría a los miembros de Morena. Ya decía mi abuelo: “El que siembra vientos cosecha tempestades”. Creo retirarse de la política le haría mucho bien: podría mejorar su carácter, podría leer tres libros que no ha leído en su vida y hasta podría dejar de “pistear” para su hígado no se le siga deteriorando.