EL PARTIDO SE FORTALECE DEPURÁNDOSE? (1)

0
51

 

 

ELIO EDGARDO MILLÁN VALDEZ.

 

La tragedia de Morena empezó en el 2919. En ese año no pudieron realizar el Congreso para legalizar y legitimar su dirección nacional, que antes había subrogado López Obrador a Yeidckol Polevnsky para lanzarse a la conquista de la Presidencia de la República. Las razones fueron del fracaso de este congreso fueron la violencia – y veces extrema- que sus militantes protagonizaron en pos de desplazar -aiga sido como aiga sido- a sus rivales para robarles los puestos políticos por los que que ellos también deliraban.

 

Yeidckol Polevnsky siguió nadando de muertito y pero con un tsunami de acusaciones sobre el mal uso del patrimonio del partido del Presidente. Pero tanto fue el cántaro al agua que el 26 de enero de 2020, Morena -al menos la fracción/facción mayoritaria, convoco y realizó un Congreso Nacional extraordinario de Morena, en el que se eligió a Alfonso Ramírez Cuellar como nuevo presidente interino del partido, en sustitución de Yeidckol Polevsky. Pero este “arreglo democrático” no distendió las controversias en Morena, creo que más bien la definió. La estancia Ramírez Cuellar, según el mandato del Congreso fue sólo por cinco meses, en tanto se organizaba la elección interna.

 

MORENA HA DEMOSTRADO PALMARIAMENTE SU INCAPACIDAD PARA AUTOGOBERNARSE.

 

A Ramírez Cuellar se le duplicó el plazo de su interinato, sobre todo porque en todo ese trecho era imposible garantizar una elección en Morena que tuviera el sello de normalidad y más aún, para que la militancia y los simpatizantes terminaran mas divididos en el 2019. Estuvieron buscando, no sin comerse las uñas, y de repente se hizo la luz. A sugerencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, Morena analizará modificar su método de elección de dirigentes nacionales y estatales de asambleas, a encuesta. Y donde aparentemente manda capitán…

 

Después de los remilgos de morenistas contra la propuesta de López Obrador, por que esa forma de elección no estaba contemplada en sus estatutos. Pero donde aparentemente manda capitán…Total, a gritos y sombrerazos los morenos guadalupanos aceptaron el proceso y el procedimiento. Y ya lo sabemos, no sin complicadas negociaciones con las instituciones electorales… Por mandato del tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), mandató al INE a ocuparse de ese desaguisado. Hasta hoy aplicado dos encuestas y con la posibilidad de aplicar una tercera si fuera requerida por algún “traslape”.

 

PERO LAS ENCUESTAS FUERON LA CHISPA QUE VOLVIÓ A ENCENDER LA PRADERA.

 

Abreviemos. Después de la encuesta de reconocimiento, en la que Porfirio Muñoz Ledo apabulló a Mario Delgado por casi 2 a 1. En la segunda el héroe de mil batallas venció a Mario apenas con .5 décimas, que según las tres encuestadoras, contratadas al azar, caen el mismo intervalo y que lo por tanto contrincantes habían conseguido un virtual empate estadístico. En tal sentido el INE ya dispuso que de hiciera la tercera encuesta, para determinar quién va a ser ser el presidente de Morena. Vale decir que todo este proceso fue validado por la pluma y la letra de todos candidatos que se inscribieron en esta “justa”, por supuesto Porfirio Muñoz Lego y Mario Delgado.

 

De repente Porfirio Muñoz Ledo se declaró ganador y por supuesto echando rayos y centellas contra el REPJF y INE, contra Mario Delgado y contra lo que se acumule en estos día fatales. Anteayer y ayer Porfirio invito a sus fans y al pueblo a que los acompañen a tomar por asalto el edificio de Morena y ahí mismo de le declare Presidente, con mayúscula, de Morena. Me parece que Muñoz Ledo ha deshonrado su palabra en aras de quedarse con el hueso de esa organización. Qué lamentable! Me hubiera gustado que hubiera que hubiera ganado democráticamente, porque hubiera sido, a diferencia del alfeñique Mario Delgado, un buen contrapeso de López Obrador, sobre todo en estas horas en nuestras instituciones están siendo capturadas por el hijo pródigo de Macuspana.