Cara O Cruz

0
29

LA BIEN LLAMADA REFORMA EDUCATIVA
Después de dos semanas sin poder sesionar debido a los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, a los diputados les urgía regresar al Palacio Legislativo de San Lázaro a retomar sus labores. Y no precisamente para legislar sobre la Nueva Reforma Educativa, sino para programar 23 dictámenes en donde se propuso conmemorar días y/o semanas nacionales como el de las abejas, del luchador y las costas y mares y lo que su malsana imaginación presuponga. Quien no ocultó su malestar fue el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, quien dijo a los diputados que se van a acabar el calendario para muchos años con tantas conmemoraciones. Incluso, Muñoz Ledo, abandonó la sesión después de las primeras votaciones.

Pero la programación de esas conmemoraciones son una simple cortina de humo para esperar que los “alazados” de la CENTE y Andrés Manuel López obrador se pongan de acuerdo. Pero en este compás de espera hasta las calendas griegas, el prócer de Macuspana esté experimentando un terrible encrucijada: Si cede a las demandas de la Coordinadora y les concede todas sus peticiones, ese acuerdo no pasará en el Senado porque Morena no tiene mayoría calificada. Pero si se atiende a las demandas de la oposición -PRI, PAN, MC y PRD- perderá a los rijosos que quieren una Reforma Educativa a su imagen y semejanza.

Seguramente Andrés Manuel, que es una persona perseverante, en estos días se ha comido las uñas producto de la incertidumbre: no obstante le queda todavía una alternativa:
Convencer a la CENTE que el proyecto de Reforma que conformaron casi por unidad los diputados es mejor aceptarlo, porque de no hacerlo rompería el bloque de Morena en la cámara y más allá de ella, ya no digamos que se abriría un distanciamiento mayor con la oposición.

Pero a AMLO aún le queda una jugada en la que AMLO es maestro: “apretarle las tuercas a sus diputados y maicear a la oposición para alcanzar la mayoría calificada” para que pase el desparpajo de Reforma Educativa que quiere imponer la CENTE, porque sino ocurre así, se ganarán un enemigo que no los dejará vivir ni sol ni a sombra, más porque al presidente no le gusta “reprimir”, es decir, cumplir con la ley como Dios manda.

Y para darle tiempo al tiempo, la cámara ha decretado unas virtuales vacaciones a sus diputados; porque en ese tiempo el presidente “dialogará” para que el proyecto de la CENTE se apruebe, entre tanto en conferencia de prensa los representantes de más de 100 organizaciones sociales se pronunciaron por una educación que debe dotar de conocimientos, aptitudes y habilidades para que, niños, niñas y jóvenes tengan la capacidad de enfrentar los retos actuales de la vida cotidiana, un tipo de educación del que la CENTE es alérgica.

Pero, ¿para qué se ahogan los diputados estando el estancado?, porque en la Cámara de Senadores la propuesta no pasará ni yendo a bailar Chalma o rezándole don Ricardo Monreal.