“Narcotúnel” en Culiacán habría originado socavón en vivienda: un joven resultó herido

0
15

El socavón se ubica sobre la calle 18 de febrero, entre Lechuga y Cebolla, en la colonia Juntas del Humaya. Según los reportes locales, por esas calles atraviesa un túnel que sale hasta un canal y el cual aparentemente se había construido para pasar drogas

La madrugada de este martes 10 de mayo, un joven que dormía en el sofá de un domicilio de Culiacán, en la entidad federativa de Sinaloa, cayó en un socavón que se abrió repentinamente en su hogar. Un narcotúnel descubierto en 2011 habría sido el causante de que se formara el hoyo.

La víctima del accidente cayó de una altura aproximada de dos metros y terminó con heridas y golpes en distintas partes del cuerpo, pero sin ninguna lesión de gravedad.

De acuerdo con los reportes, la oquedad se abrió entre las 3:00 y 4:00 de la madrugada. Fueron los familiares de la víctima quienes ayudaron al joven a salir del socavón, luego de que el estruendo los despertara.

El socavón se ubica sobre la calle 18 de febrero, entre Lechuga y Cebolla, en la colonia Juntas del Humaya. Según Río Doce, por esas calles atraviesa un túnel que sale hasta un canal y el cual aparentemente se había construido para pasar drogas.

Los vecinos señalaron que la oquedad se produjo por uno de los “narcotúneles” que salen de un domicilio ubicado a unos 50 metros del sitio del accidente (Foto: Facebook/ La Voz Que Informa)

Los elementos de Protección Civil, Bomberos de Culiacán y la Policía Municipal, fueron enviados al lugar durante la madrugada del martes para atender el reporte de un socavón, el cual registró entre tres y cuatro metros de profundidad.

Los vecinos señalaron que la oquedad se produjo por uno de los “narcotúneles” que salen de un domicilio ubicado a unos 50 metros del sitio del accidente. Ahí, en 2011, un grupo de delincuentes lograron escapar durante un operativo donde el Ejército mexicano aseguró varios objetos ilícitos guardados en bolsas negras.

Otros vecinos de la colonia se quejaron por accidentes similares en sus domicilios. Uno de ellos refirió que hace dos años otro socavón se había “tragado” su árbol de mango, el cual todavía permanece con las raíces expuestas a la interperie y a una profundidad de la superficie de 2 metros y medio a tres.

Incluso señaló que desde su casa es posible ver el “narcotúnel”, el cual señaló que fue construido con madera que en la actualidad ya se encuentra podrida por los años y la humedad. Otros domicilios también reportaron daños en el terreno y en las estructuras de las construcciones cuarteaduras y derrumbes.