VISPERAS DE LA TEMPORADA

Mantiene el gobierno olvidada a la pesca de camarón:: Michel

La actividad pesquera sigue siendo el último de los intereses en el gobierno, condena el dirigente de la Unión de Armadores del Litoral del Pacífico, Ricardo Michel Luna, quien advierte que mientras no se resuelva el problema del combustible y sus altos precios, la industria seguirá dependiendo casi exclusivamente del primer viaje.

A punto de iniciar las actividades de la temporada camaronera 2013-2014, el dirigente pesquero estima que la flota ya está en el punto de arranque. Las reparaciones se hicieron y el avituallamiento está ya a punto de concretarse. Popr fortuna en esta oportunidad el financiamiento no fue un problema, pues la Sofom que hace las veces de dispersora está funcionando adecuadamente, al punto de que netre sus 120 socios no tiene una sola cuenta caída en cartera vencida.

En esta temporada las cosas pintan bien en materia de precios, aunque lamentablemente sea en base a lo que les pasó a los compañeros productores de granjas, quienes afrontan una grave mortandad del camarón. Pero al margen de esto, el gran dilema sigue siendo la producción. Si no la hay, de nada servirá que los precios sean altos.

El impacto económico de la temporada camaronera sigue siendo muy alto y por ello de gran importancia para Mazatlán,. Entre pescadores y obreros de la maquila se generan unos seis mil empleos directos, y luego por cada uno de éstos, hay cuatro o cinco dependientes más. Hay que considerar además los negocios proveedores, que también son fuentes de empleo y que se benefician de la derrama.

Pese a esto, lamenta, el gobierno sigue sin mostrar interés por la actividad pesquera. Nos hemos encontrado en dos ocasiones con el presidente Enrique Peña Nieto, pero en situaciones fortuitas, de paso. Ya nos dijo que nos va a recibir, pero no nos ha dicho cuándo, y así no poemos avanzar,

El primer punto a atender, por supuesto, es el costo del combustible. Con calderón era grave que nos subieran nueve centavos mensuales al litro de diésel, pero con Peña Nieto ha sido una decepción, pues el desliz subió a doce centavos. Con ese precio solamente podemos garantizar ubn viaje, el primero. A partir de octubre, para el segundo viaje, sólo unos cuantos podrán mantenerse en la actividad, dijo, y recordó que la temporada anterior terminó en enero para la inmensa mayoría de los pescadores. Apenas unos cuantos pudieron seguir soportando.

Michel sostiene que a pesar de los problemas, la flota ha avanzado de manera importante en materia de sustentabilidad. Hoy tenemos redes y aperos de pesca muy ligeros, de un diez por ciento de los 400 kilos que se usaban antes para hundir las redes, las propias mallas ya no son de cuerda bañada en chapopote, en general somos más amigables con los ecosistemas. Hemos probado un buen uso del excluidor de tortuga y por fin logramos la publicación de la norma mexicana para el uso de un excluidor de peces. Con todo esto hemos eliminado todos los señalamientos que hacían los ecologistas.

Considera por otra parte que la renovación de la flota “es un sueño guajiro”. Nadie invertirá de 20 a 24 millones de pesos en un barco para enfrentar una situación como la que nos hace vivir el precio del combustible. Lo viable es lo que se está haciendo: renovar los fondos de los barcos y mejorar los motores. Esto, aunado a las medidas de menor peso en el arrastre, eficientizan el uso del combustible a la vez que prolongan la vida útil de los barcos, que en honor a la verdad, muchos de ellos ya rebasan los treinta años de vida útil.

“Es una temporada inicerta, como todas, pero a nosotros no nos queda más que el optimismo, esperar buenos resultados para salir adelante. Es mucha gente la que depende de eso”, establece.