Tiburonario de Mazatlán, Dinero a la Basura

*3 Administraciones y 4 proyectos

*Como siempre: no hay responsables

Con diagnóstico en la mano -14 cuartillas-, de la empresa especializada Hidrotam, de Mauricio Garza Alarcón, los regidores Esperanza Kasuga y Humberto Becerra Bautista, explicaron por qué el Tiburonario se ha convertido en una “bomba de tiempo” e inoperable; y es que buena parte del equipo se encuentra en grave deterioro y hasta el cuarto de máquinas presenta severas deficiencias lo que hace disfuncional la obra.

Así, van tres administraciones municipales, cuatro proyectos ejecutivos y más de 60 millones de pesos y la obra amenaza con convertirse en un “elefante blanco”, al estilo Hospital General de Urías, y en donde n o hay responsables.

En conferencia de prensa, los regidores de Cabildo Municipal, presentaron también una serie irregulares en la administración de Carlos Felton Gonzpalez que van desde la opacidad, la poca transparencia en los presupuestos, proyectos ejecutivo, la obra de gobierno y hasta posibles conducta de “corrupción” en la recaudación de algunos impuestos, como son los recursos del comercio informal.

Incluso, sobre el proyecto de la alberca olímpica que está por licitarse, corre la misma suerte que el Tiburonario de quedar inconclusa y con dinero prácticamente tirado a la basura.

Los regidores Kasuga y Becerra que, según el diagnóstico, la mayor parte del equipo instalado en el Tiburonario está desfasado, inservible, de baja o mala calidad, como son las bombas de agua, los filtros, las instalaciones eléctricas, conexiones incorrectas de tuberías, materiales inadecuados. Asimismo, cables eléctricas y registros al ras del suelo en áreas que se inundan de agua, lo que significa un grave peligro para personal de mantenimiento.

De tal manera, dijeron los funcionarios que la empresa Hidrotam hizo al menos 30 recomendaciones antes de echar a funcionar el Tiburonario y que van desde mantener una calidad de agua óptima para la vida marina a través de la recirculación de 7 millones 483 mil galones de agua, cuando apenas se tienen contemplados 623 mil 584 galones; colocar 6 motobombas de gran capacidad en lugar de las tres instaladas; cambios de filtros; cambio de instalaciones hidráulicas y eléctricas, readecuar el cuarto de máquinas y hacer algunas construcciones mínimas como una escalera de acceso al estanque, entre otras.

La regidora Kasuga subrayó que en las condiciones actuales, el Tiburonario es un peligro para todo visitante.