Jorge, Trovador al Amor y a la Vida

*Bohemio de corazón 

*Sin apuraciones mundanas

 

“Soy técnico textil”, nos dice el entrevistado aunque parece un bohemio de afición, según el estribillo de una melodía que le queda muy bien a Jorge Juárez, un bohemio, cantante, artista de la guitarra, feliz en este mundo y amante de la vida. No le importa mucho el dinero, aunque lo busca para subsistir y alimentar a sus seres queridos.

Encontramos a Jorge en uno de los pasillos del icónico mercado “José María Pino Suárez de Mazatlán, frente a una lonchería deleitando a los comensales con viejas pero alegres canciones.

Incluso, en una de las “rolas”, dedica un par de sones a los seguidores de Sinaloa en Línea que se escuchan hermosos porque se trata de ayudar a los semejantes.

No se dice profesionista, aunque sí técnico pero “soy Jorge y con eso es suficiente para mí. A través de la música siento que maduro y no busco como loco lo que hacen los demás y lo que más quiero son mis sueños; sueño un mundo sin tantos brincos, más tranquilo, más lleno…”

No le preocupa un trabajo formal, ni las cosas cotidianas o materiales, con lo que le dan es suficiente y “hasta le sobra”. No dice a quien mantiene, pero “tengo algunas personas que dependen de mí”.

A sus 45 años, le preguntamos si fue un buen estudiante, un trabajador exitoso o un estudiante mediano y confiesa que como técnico textil sabe teñir telas, estampados; dibujos en cortinas y manteles, pero “a mí la vida me dio la oportunidad de hacer lo que me gusta y es importante, bohemio de corazón”.

Sin embargo, reconoce que no tiene melodías propias. “Todavía no he llegado allí; estoy dándole ritmo a mi vida y sentido a mi ser; es lo que hago y en la mañana levantarme con alegría, no con apuraciones, ni enojo tampoco con enfado, más bien con la gratitud de estar vivo un día más y conocerme más. Soy feliz…”

En su mensaje a los demás dice que para ser feliz no se necesita tanto, sino sentir la vida y vivir el momento.

Jorge, Trovador al Amor y a la Vida