EN LA GRILLA

*Por qué Malova promulgó el decreto?

*No es la primera interdicción ante la Corte

*Destellos de la policía, pero no los paran

FRANCISCO CHIQUETE

 

Es probable que no cuente con muchos seguidores, pero yo sí le creo a Malova cuando dice que no promulgó el decreto de los magistrados para proteger su futuro. Quizá sea peor la defensa que la acusación, pero yo creo que se sintió en otros tiempos y creyó que podría proteger el futuro de sus amigos miembros del Tribunal Estatal de lo Contencioso Administrativo.

Si así fue, uno no puede menos que preguntarse dónde están los miembros del staff jurídico, que no le advirtieron sobre el brete en que se estaba metiendo y que ya lo tiene con un recurso de inconstitucionalidad de parte de la Procuraduría General de la República ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Malova ha dicho que no tiene nada qué ver con el asunto, que el decreto lo emitió el Congreso del Estado durante la Legislatura anterior, y que él sólo lo promulgó, como corresponde a sus facultades y obligaciones.

En efecto, el decreto de marras fue promovido por el diputado priista Luis Cárdenas Fonseca, de quien no puede decirse que haya actuado en consonancia con el gobernador ni para favorecer sus intereses. Por el contrario, fue uno de los legisladores menos apreciados por el tercer piso (por decir lo menos) y él hizo mucho para ganarse esa falta de aprecio.

La iniciativa en realidad iba encaminada a quitarle al gobernador la posibilidad de proponer las ternas de las que salen los nuevos magistrados, y aunque había control malovista sobre el Congreso, fue una propuesta que avanzó y consiguió la mayoría absoluta.

Fue por eso que el gobernador la congeló tres años. todo ese tiempo estuvo guardada en un cajón de la secretaría general de gobierno, quitándole a Cárdenas Fonseca y los demás diputados, la gloria de haberle puesto límites al Poder Ejecutivo.

Pero a la hora en que termina el poder, gobernador y consejeros caen en cuenta de que esa ley enemiga les abre la posibilidad de dejar sembrados a los magistrados miembros de ese Tribunal, que si bien no los van a salvar de alguna acción punitiva de la ASE, y menos aún de la ASF, al menos deja abierta la posibilidad de que los cuates sean tomados en cuenta. De algo servirán y de mucho les sirve a ellos.

Lo único que no consideraron fue que en el ínter había aparecido ya el Sistema Nacional Anticorrupción, que prohíbe expresamente la continuidad de magistrados y otros funcionario afines o similares en el aparato de justicia y de justicia administrativa.

¿Ignorancia? Tal vez fue inercia. Durante seis años el gobierno de Mario López Valdez hizo cuando quiso en esa materia y teniendo todavía el favor de todos los partidos representados en la Cámara, pensarían que no había motivo de preocupación.

Tan sencillo que hubiera sido preguntarle al magistrado presidente de ese Tribunal, el abogado Gilberto Pablo Plata Cervantes, o haber entrado a la página de internet del Tribunal, que no está muy actualizada, pero mantiene como nota principal la reseña de una conferencia que impartió el susodicho, sobre el Sistema Nacional Anticorrupción y sus Consecuencias Jurídicas.

Más allá del escándalo protagonizado por doña Lucila Ayala de Moreschi, quien acusó a sus entonces compañeros magistrados de estar maiceados por la secretaría general de gobierno, la conformación del TEA a principios de este gobierno estuvo marcada por las murmuraciones, toda vez que se trataba de nombres muy relacionados con la campaña electoral del 2010, especialmente el del presidente Plata Cervantes, quien fue representante del PAN ante el Consejo Estatal Electoral para ese periodo, y jugó un papel protagónico en la defensa de la causa malovista, como correspondía al principal partido de la alianza.

A fin de cuentas no es la primera vez que el gobierno de Mario López Valdez está en interdicción ante la Corte. También lo tuvo así la armonización de las leyes estatales con las federales en materia de reforma educativa. A los juristas del tercer piso se les pasó la mano y copiaron completitas las iniciativas de la federación, incluyendo la creación de un Instituto Estatal de Evaluación Educativa. Si hubieran leído lo que copiaban y pegaban, se habrían dado cuenta oportunamente de que la tarea evaluatoria era exclusiva de la federación. Lo supieron cuando la PGR acudió ante la Corte.

No pasó nada entonces, no hubo más consecuencias que la corrección de aquella medida irregular, como seguramente no la habrá en esta ocasión, a pesar de que ya muchos sienten que la Federación le tiene puesto el ojo a Sinaloa con motivo del relevo gubernamental.

Aún así, no es nada honroso que el gobierno de Sinaloa sea puesto por esta intervención legal, a la altura del de Veracruz que todavía encabeza Javier Duarte, que el de Quintana Roo, de Roberto Borge Angulo y de Chihuahua, de César Duarte.

CAPACIDAD DE RESPUESTA

Ya van al menos dos casos en que las corporaciones policíacas de Sinaloa y sus refuerzos muestran capacidad de respuesta ante hechos criminales, especialmente en Mazatlán. Ayer frustraron un levantón, aunque al final se les fueron los delincuentes, que se dieron vuelo robando camionetas para escapar de las garras de le ley.

Seguramente no faltarán cuestionamientos porque la intervención provocó una persecución por varias colonias, con intercambio de disparos, daños colaterales y susto de toda la población, pero hoy finalmente se advierte que están en la jugada.

Lo que sí llama la atención es que con todo y el despliegue que se realiza, con la aparición de retenes en zonas estratégicas a veces, concurridas, en otras, no se ha producido el efecto de disuasión que en otros tiempos se lograba y que bastaba para satisfacer a las autoridades.

Esto significa que el problema es mayor de lo que las propias autoridades han querido aceptar. Que los grupos delictivos han generado una fuerza que les permite confiar en que pueden pasar sobre estos operativos, a pesar de la abierta participac ión de elementos del Ejército Mexicano y la Marina Armada.

Por supuesto, es producto de la impunidad. Los delincuentes detenidos no han servido de ejemplo, ni lo cerca que estuvieron de caer aquellos que huyeron, los ha desvalorizado para la comisión de nuevos delitos, o para intentarlo.

Esperemos que haya capacidad para contener estos ataques, y que finalmente alguien tenga la idea de poner a trabajar a las instituciones correspondientes en la persecución efectiva del delito.

31 AÑOS DE LA TRAGEDIA

DE LOS GRANDES SISMOS

Hoy se cumplen 31 años de una de las tragedias mayores es la historia contemporánea del país: los sismos de 1985, que cobraron miles de vidas llenando de luto al país entero. Varios mazatlecos murieron aplastados por edificios colapsados durante estancias que planearon temporales. Otros lograron salvarse, pero han traído consigo esa experiencia terrible.

Y no sólo fueron los muertos. Todavía durante varios años miles de familias capitalinas vivían en los albergues temporales que fueron construidos para ellos con fajilla y lámina, porque era lenta la capacidad de respuesta para sustituir las casas, vecindades y departamentos perdidos.

Se manifestó la absoluta incapacidad del gobierno para manejar una situación de ese tipo y la sociedad empezó a movilizarse, generando situaciones como la necesidad de imponer al siguiente Presidente de la República con maniobras electorales que antes se llamaban fraudes.

Esa experiencia generó también la aparición de una política de prevención social, que antes no existía, y que con todo y sus limitaciones y desviaciones, hoy es parte incluso de la cultura general de buena parte de los mexicanos.

Este es el recuerdo de un momento de dolor que permanecerá siempre, y que arrancó a las 7:19 del 19 de septiembre de 1985.

UN ABRAZO A JUAN

MANUEL REYES CASTELLANOS

Desde este espacio enviamos un abrazo solidario a nuestro amigo Juan Manuel Reyes Castellanos, quien ayer perdió a su señora madre, doña Alicia Castellanos Crespo. El infausto suceso ocurrió en Ciudad Constitución, pero se decidió traer el cuerpo y velarlo en la casa familiar de la Colonia Juárez. Ahí los acompañaremos.