Don Antonio Toledo, de las Pocas Leyendas

*Fuerte, lúcido a sus 96 años

*Faltó ser Presidente de México

Don Antonio Toledo Corro, a sus 96 años, es leyenda política, nacido en la vieja clase priista de cuando el Revolucionario Institucional era el partido único, hoy platica con mucho orgullo lo que fue, aunque en una entrevista con Sinaloa en Línea nos dijo que sólo le faltó ser Presidente de la República.

Su carrera profesional y política es brillante, pues de campesino, pasó a ser uno de los personajes más destacados del país y de Sinaloa, en donde llegó a ser gobernador después de ser presidente municipal de Mazatlán. Antes y después diputado local y legislador federal.

Don Antonio empezó a figurar en las grandes ligas de la política en los tiempos de Miguel Alemán, allá por los años de 1950; su primer cargo de elección popular fue diputado por Escuinapa y El Rosario y después de alcalde de Mazatlán, con un presupuesto de cuatro millones de pesos.

Con esos recursos hizo mucha obra porque pavimentó Mazatlán e inició los trabajos del estadio de béisbol “Teodoro Mariscal”, cuando Quirino Ordaz Luna, padre del actual gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, era secretario de Obras Públicas.

También dentro de las grandes obras visionarias de don Antonio, ya siendo gobernador del estado, fue la primera autopista de Sinaloa, la de Culiacán a Los Mochis; luego la Universidad de Occidente y el Colegio de Bachilleres (Cobaes).

Hoy, a más de nueve décadas, don Antonio está retirado, viviendo como productor y ganadero, pero feliz y satisfecho de su vida política y profesional, además de la familiar.

Antonio Toledo Corro VIDA POLITICA